Galicia contaba con 2.698.764 habitantes a 1 de julio de 2019, lo que supone 1.677 personas menos con las que comenzaba ese año, según los datos provisionales publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De este modo, Galicia se queda por debajo de los 2,7 millones de habitantes, con la menor cifra de personas en más de 17 años (desde el 1 de enero de 2002).

Esta pérdida de población en Galicia (-0,06%) contrasta con el alza media en España (+0,35%). Los datos gallegos son los cuartos peores, solo superados por Extremadura (-0,25%), Asturias (-0,22%) y Castilla y León (-0,20%).

Pese a que Galicia registró un saldo migratorio positivo con el extranjero de 7.026 personas en el primer semestre de 2019, el saldo vegetativo sigue en declive, ya que hubo 8.426 fallecimientos más que nacimientos. A esto se une saldo migratorio negativo con otras comunidades (-215).

Con estos datos la población prevista para Galicia en 2031 será de 2.489.946 personas, lo que supone una pérdida de más de 200.000 habitantes respecto a la cifra actual.

SALDO MIGRATORIO POSITIVO

De este modo, Galicia recibió 11.022 inmigrantes en los primeros seis meses del año. Supone la segunda cifra más alta en un semestre en la última década.

Por su parte, en el mismo periodo se marcharon 3.996 personas de Galicia al extranjero. Es la cifra más baja en un semestre en los últimos diez años.

Esta diferencia entre emigrantes e inmigrantes arroja un saldo positivo de 7.026 personas que llegan. Es una cifra menor que el segundo semestre de 2018 (7.756), pero supone la segunda mayor desde el inicio de esta estadística en el INE (en 2008).

De tal forma, la Comunidad gallega acumula ocho semestres consecutivos con un saldo migratorio exterior positivo, ya que el último dato negativo tuvo lugar en el primer semestre de 2015.

Por su parte, de los 11.022 que llegaron a Galicia en el primer semestre había 2.862 con nacionalidad española. Respecto a los 3.996 que se marcharon al extranjero, 1.960 eran de nacionalidad española.

En cambio, en las migraciones entre Galicia y otras comunidades hay un saldo negativo, ya que se marcharon 215 personas más de las que llegaron.

En el Estado hay nueve autonomías con un saldo migratorio interior positivo, con Comunidad Valenciana se encuentra a la cabeza (+1.952). Galicia se encuentra en el grupo en negativo, con Extremadura con los peores números (-1.283).