Más de un centenar de vecinos de Teo (A Coruña) han acudido este martes a las inmediaciones de la antigua cantera de Casalonga para protestar e intentar impedir el inicio de las voladuras de la empresa de residuos Toysal, que finalmente se han producido.

En declaraciones a Europa Press, José Antonio Ferreira, uno de los miembros de la plataforma Casalonga Limpa de Residuos, ha explicado que si bien «no había convocada» ninguna manifestación para la mañana de este martes, ya «sabían» que se iban a producir esas primeras explosiones «sin autorización» y por ello hubo varios vecinos que decidieron acercarse.

Así, mientras los agentes de la Guardia Civil llegaron, según Ferreira, en torno a las 8,30 de la mañana, las personas que se congregaron en el lugar pasadas las 9,00 horas. Tal y como relata el miembro de la plataforma, los agentes del Instituto Armado «desalojó» la zona «en torno a las 10,30 y 10,45», tras lo cual comenzaron las detonaciones.

«Los más de 100 vecinos que estaban allí no daban crédito», ha manifestado Ferreira a Europa Press, quien ha relatado cómo las piedras resultantes de las explosiones, que parecían pesar «varias toneladas», acabaron cayendo a la laguna. «Creemos que era el objetivo que tenían», consideran, al tiempo que acusan a Toysal de pretender instaurar allí un «macrovertedero».

«Es increíble que la empresa que va a tener la explotación de la cantera inicie las voladuras sin tener una machacadora, ni un camión, ni una excavadora, ni personal contratado ni una caseta de obras», ha criticado.

LA LAGUNA, «EL ENEMIGO»

Los vecinos deducen que «el enemigo» para la empresa es la laguna de Casalonga, una laguna artificial que, sin embargo, «se regeneró muy bien y de forma natural» tras la paralización de los trabajos de la antigua cantera. «Todo eso es algo a preservar», ha reivindicado Ferreira.

Según denuncia Casalonga Limpa de Residuos, los permisos con los que cuentan para la actividad fueron otorgados «todos hace diez años sin ningún tipo de revisión» por parte de la Consellería de Medio Ambiente. Sin embargo, la Xunta les dice «que todos los papeles están bien». «Pero no nos explican por qué», ha añadido.