El letrado que representa a la familia de Diana Quer en el proceso por el asesinato de la joven madrileña, Ricardo Pérez Lama, ha reconocido este lunes, a las puertas de los juzgados de Santiago, que el aplazamiento del proceso es «un inconveniente» para los padres, que se encuentran «cansados». «Es hora de hacerle justicia a Diana», ha subrayado.

Así lo ha dicho, en declaraciones a los medios, en los juzgados de Fontiñas, tras asistir a la conformación del jurado popular para este juicio, que debía empezar el martes y que ha tenido que ser suspendido por la falta de candidatos, menos de los 20 que exige la ley.

En este sentido, el letrado de la acusación particular ha reconocido que «no se llegó» a los 20 exigidos y fue necesario «suspender» el proceso, dado que algunos de los candidatos presentaron ya en sede judicial razones para su exclusión que fueron aceptadas por el tribunal.

Esta situación, ha reconocido, es un «inconveniente» para «todo el sistema» y, especialmente, para la parte que representa, dado que «ya es hora de hacerle justicia a Diana».

No obstante, ha rechazado que se trate de un «fallo», si no del cumplimiento de una exigencia legal. «La ley es la ley y es igual para todos», ha ratificado.

Por ello, ha indicado, los padres de Diana Quer no se encuentran «molestos» con esta situación, si no «un poco cansados», teniendo en cuenta, además, que se estaban desplazando a Galicia para declarar este martes. «Esto realmente es un inconveniente para todos, pero para ellos más, que llevan sufriendo esto años», ha destacado Pérez Lama. «Estamos en la misma batalla y el día 11 volveremos», ha añadido.