La Dirección General de Tráfico pondrá en marcha una campaña para la prevención de atropellos en las carreteras gallegas el próximo lunes, a través del reparto de chalecos de visibilidad, reflectantes y «acciones de concienciación» tanto para peatones como conductores.

Esta campaña tendrá una especial incidencia en la Comunidad debido a diferentes factores que la convierten en una de las más afectadas por accidentes de este tipo, según ha explicado la DGT este domingo.

«La dispersión de la población, su envejecimiento y el entramado viario» conforman los aspectos que motivan los atropellos. De hecho, en 2018 en Galicia murieron 14 personas de esta manera en las diferentes vías (9 en carreteras convencionales y 5 en autovías, autopistas o junto a su vehículo en el arcén), sobre todo personas de más de 65 años.

Para reducir el número de incidencias, la Guardia Civil repartirá hasta 600 chalecos de alta visibilidad durante las próximas semanas, que coinciden con la reducción de horas de luz (por el cambio de hora) y la celebración del Día de Todos los Santos, que a juicio del organismo supone un aumento del uso peatonal de las carreteras.

Esta iniciativa no solo se destina a los viandantes, sino también a los conductores que abandonan sus vehículos sin portar elementos de visibilidad.

Respecto a ellos, la DGT también les recuerda «la obligación de llevar las luces encendidas en caso de meteorología adversa» y «moderar la velocidad en zonas de movimientos de peatones», como travesías, senderos o núcleos de población.

Con todo, se pretende fomentar «un hábito de comportamiento seguro», ya que «la necesidad de portar chalecos reflectantes» en los desplazamientos «es un requisito legal, pero también un necesidad vital», ha precisado el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada.