Un estudio sobre el plagio en el sistema universitario gallego ha constatado que parte del alumnado de grado y de máster reconoce haber copiado textos y fragmentos sin citar adecuadamente las fuentes originales a la hora de realizar sus trabajos. Unas acciones que justifican por «falta de tiempo» o «sobrecarga» de tareas en el día a día y por tratarse, siempre y cuando no se trate de una «copia total».

Este documento ha sido elaborado a partir de 8.943 entrevistas a estudiantes, de una media de 21 años, y ha sido abordado en la II Conferencia Interuniversitaria ‘O plaxio no Sistema Universitario de Galicia’, que se ha celebrado este viernes en A Coruña, con la presencia de la conselleira de Educación, Universidade e Formación Profesional, Carmen Pomar.

Los estudiantes admiten haber incorporado fragmentos a sus trabajos sin citar la fuente de manera correcta, pero «lo que menos hace es entregar como propio» un texto descargado de Internet «sin modificarlo».

En el caso de máster el resultado es similar, también en la autopercepción de estas prácticas, en el sentido de que no se reconocen a ellos mismos en la realización de prácticas de plagio.

El estudio también pone de manifiesto que el alumnado cuenta con directrices previas de los docentes para realizar estos trabajos y atención individualizada en relación a la citación de fuentes y al proceso de escritura, unas herramientas que valoran «positivamente».

TAREA «IMPORTANTE»

Carmen Pomar ha incidido en la necesidad de que las universidades colaboren en la prevención y detección de estas prácticas, lo que «va a redundar en la mejora de la calidad y del impacto de la producción científica» y en la «competitividad» de las instituciones académicas «como agentes de desarrollo económico y social».

«De esto depende no solo la consideración de los trabajos realizados, sino también, en último término, el prestigio académico de cada institución por separado», ha señalado.

Es por ello que las tres instituciones «están llamadas a desarrollar una importante tarea en beneficio de la sociedad», tanto como «transmisoras de conocimiento, formadoras de generaciones futuras y, también, generadoras de investigación e innovación».