Ambuibérica tendrá que readmitir a una conductora de ambulancia de la comarca de O Barbanza (A Coruña) tras ser declarado nulo su despido, en noviembre de 2018. Así lo recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, con fecha del pasado 6 de septiembre.

Por su parte, la CIG critica que la empresa alegó «ineptitud sobrevenida» y añade que la compañía «tendrá que abonar además todos los salarios dejados de percibir hasta que su readmisión sea efectiva, a razón de 63,86 euros/día y una indemnización de 6.251 euros por daños morales».

La central nacionalista señala, a través de una nota de prensa, que su readmisión será en el 061 para garantizarle un puesto adaptado a sus circunstancias.

«La trabajadora sufrió varios accidentes laborales derivados de cargar sola con pacientes y tras una baja por incapacidad temporal se decreta que no puede realizar los trabajos en solitario y las cargas deben ser compartidas. Sin embargo la empresa le comunicó que no podía adaptar el puesto de trabajo con esas limitaciones y se limitó a prescindir de ella», explica.

El fallo recoge el acta de la inspección que apunta que en abril de 2017, en el ejercicio de sus funciones habituales, «procedía a la recogida de una paciente para su transporte, en su domicilio particular –un tercer piso sin ascensor–, lo que hizo necesario bajarla por las escaleras con una silla de ruedas, siendo inmovilizada en solitario por la trabajadora».

Esto le provocó una lesión por la que, expone la CIG, tuvo que coger una baja médica por «accidente de trabajo leve» y requirió de intervención quirúrgica.

Una vez reincorporada, durante el traslado de un paciente sufrió otro accidente de trabajo leve y cogió otra baja. Después, censura la central, «el servicio de vigilancia de la salud de la empresa le hizo un reconocimiento médico por ausencia prolongada para determinar si es apta para el puesto de trabajo con el resultado de no apta».