El juzgado de lo Social 1 de Vigo ha dictado sentencia en la que desestima la demanda de la empresa Vitrasa, concesionaria del bus urbano de la ciudad olívica, frente a los sindicatos y frente a la Consellería de Promoción do Emprego e Igualdade (Comisión Tripartita Galega para a Inaplicación de Convenios) en su impugnación del laudo arbitral que le denegaba el ‘descuelgue salarial’.

En su resolución, el magistrado señala que, si bien es cierto que se daban las condiciones de pérdidas económicas para pedir la inaplicación del convenio colectivo (a la que se sumaba la intención de Vitrasa de reducir en un 30 % los sueldos), hubo dos circunstancias que invalidarían esa solicitud.

Por un lado, y aún conociendo las pérdidas que sufriría por las restricciones de la pandemia, Vitrasa aceptó una prórroga de 5 años en la concesión (en junio de 2020). Por otra parte, la empresa, según la sentencia, fio su recuperación económica a las compensaciones que creía que recibiría del Ayuntamiento, y que no recibió (al menos no en la cantidad que pretendía, por lo que inició un contencioso contra la administración municipal).

El juez señala que, en ese escenario, la empresa «no puede pretender ahora cargar sobre la plantilla las pérdidas económicas que conocía que se producirían cuando aceptó la prórroga». Además, añade, una reducción salarial del 30 %, unida a la fuerte inflacción actual, reduciría «a casi la mitad» el poder adquisitivo de la plantilla.