El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, ha negado ser el conductor de un coche del Ayuntamiento multado en Vigo el pasado mes de diciembre, mientras que la oposición pide explicaciones al respecto.

Este fin de semana, los socialistas, mediante un comunicado, se hacían eco de una acusación difundida a través de cuentas anónimas en las redes sociales en las que apuntaban que un coche que suele usar el regidor de la tercera ciudad de Galicia circulaba «a 80 kilómetros por hora en una zona delimitada a 50 cuando fue interceptado por un radar».

Los socialistas indicaban que el Ayuntamiento habría recibido una multa de 400 euros acompañada de un requerimiento para proceder a la identificación del conductor y a la retirada de cuatro puntos de su carnet de conducir. Aseguran eso no sucedió, por lo que la sanción se vio agravada pasando de 400 a 1200 euros.

Desde el Grupo Socialista querían que se «aclarase la veracidad de esta información» y que el alcalde explicase, en primer lugar, «si empleó el vehículo, de propiedad municipal, para un viaje personal» y en segundo «si tal vehículo fue sancionado por exceso de velocidad» y, además, quién se haría cargo del importe de dicha sanción.

A la petición de los socialistas se ha sumado este martes el grupo municipal del BNG, que ha solicitado en la junta de área de urbanismo la información acerca de la sanción.

Para el portavoz de la formación, y candidato a la alcaldía, Luis Seara, «no estamos delante de una anécdota, sino de un hecho muy grave que pone de manifiesto cómo concibe Jácome y su equipo el uso de los recursos públicos».

Al paso de la situación ha salido Pérez Jácome asegurando que «están preguntando quién fue el conductor responsable» y que «se resolverá en unos días», garantizando del mismo modo que él «no tiene nada que ver con la multa» y que «la infracción correrá a cargo de la persona responsable».

«Yo hago muchísimos viajes de ocio a Vigo y a otros sitios de España, a donde pueda, que no tengo mucho tiempo», ha manifestado el alcalde que ha insistido en que «no tiene nada que ver con la multa» y ha recordado que hay cinco coches municipales y «se usan indistintamente por funcionarios, personal eventual o incluso por la Alcaldía».

En este sentido, ha querido recordar que lo primero que hizo su grupo de gobierno fue vender el coche oficial. «Ahorramos el sueldo de dos chóferes y le estamos ahorrando al ayuntamiento en torno a 100.000 euros al año, 9.000 euros al mes», ha dicho Pérez Jácome, reprochando ser cuestionado por «una multa de 1.000 euros» cuando «el ahorro» al ayuntamiento al no tener coche oficial ni chófer alcanza «los 9.000 euros al mes. Es increíble», ha zanjado.