El sindicato sanitario O’Mega arrancará el próximo lunes, día 30 de enero, un calendario de reuniones de asambleas de médicos en los principales hospitales públicos del Servizo Galego de Saúde (Sergas) antes de decidir si convocan una huelga.

Según explica en un comunicado, los principales motivos para esta movilización sería la «falta de respuesta» por parte de la Consellería de Sanidade para aplicar medidas que «garanticen el buen funcionamiento de la sanidad pública», así como «el respeto a las condiciones laborales de los sanitarios», con el foco puesto en el complemento específico que no cobran los facultativos que compatibilizan su labor de la pública con la privada.

O’Mega insiste en el principio de «a igual trabajo, igual salario». Se trata de una reivindicación que ya elevó el Consello Galego de Colexios Médicos al Gobierno gallego, pero que por ahora no comparten el resto de sindicatos, señaladamente CIG, CCOO, UGT, CSIF y CESM.

En cualquier caso, O’Mega –que no forma parte de la Mesa Sectorial del Sergas– remitió el pasado mes de diciembre un escrito dirigido al conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y a la directora xeral de Recursos Humanos, Ana Comesaña, un escrito firmado por más de 700 médicos que exigían el fin de la «discriminación salarial» que sufren cerca de 1.000 facultativos al no percibir este complemento que, completo, alcanzaría los 900 euros mensuales.

Este sindicato, igual que los colegios médicos, argumenta que esta diferencia «únicamente se produce en Galicia y Asturias» y recuerda que ya en anteriores ocasiones –tanto en la etapa de Emilio Pérez Touriño como de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta– los facultativos habían ido a la huelga por este mismo motivo.

Pero es más, el expresidente Feijóo se llegó a comprometer con los médicos a «buscar una solución que, a día de hoy, no fue implementada» por la Administración autonómica.

«UNA ASISTENCIA DE CALIDAD»

Asimismo, O’Mega pone el foco de sus reivindicaciones en que la agenda diaria de pacientes asignada a cada profesional «les permita ofrecer una asistencia de calidad». De hecho, de acuerdo con una encuesta realizada por la propia organización, «más de la mitad» de los médicos prolongan «habitualmente» su jornada para poder atender todas las citas que tienen.

En este contexto, el sindicato arrancará la próxima semana un calendario de asambleas, después de que el pasado viernes, en una reunión en el Colegio Oficial de Médicos de Santiago, el 70 por ciento de los asistentes se mostraron partidarios de ir a la huelga.

Precisamente, «la contundencia» de esta respuesta es lo que lleva a la central a convocar unas asambleas que arrancarán el lunes en Santiago y el martes en Pontevedra. Tras estos encuentros, se extenderán a las principales ciudades gallegas.