El Ayuntamiento de A Coruña inicia este martes los trabajos de reconstrucción de la duna de la playa de Riazor, que fue dañada en algunos puntos durante las alertas meteorológicas por fenómenos costeros de las últimas semanas. Dependiendo de la climatología, las tareas podrían durar hasta cuatro días.

Según informa, se va a utilizar una retroexcavadora giratoria de gran capacidad para hacer una zanja entre el muro del paseo marítimo y la propia duna que garantice que el agua no llegue a la zona peatonal. También se empleará para subir la arena de la otra parte de la duna a su altura original.

Para estas tareas se utilizarán, además, tractores con pala para los extremos y habrá operarios que garanticen la seguridad en la zona. La reconstrucción de la duna se da tras los últimos temporales en la costa coruñesa, en los que fue necesario cortar el acceso peatonal al paseo marítimo ante la previsión de olas de más de ocho metros.

El gobierno local precisa que, finalmente, la estructura de arena resistió, «pero es necesaria su reparación para el resto del invierno». El Ayuntamiento está estudiando un nuevo diseño para la barrera de arena «con el fin de hacerla más efectiva frente a la acción de las olas».