La Audiencia Provincial de Lugo juzgará entre este lunes y este miércoles a un total de ocho acusados para los que Fiscalía solicita penas de hasta seis años y seis meses de cárcel por pertenecer a una banda criminal dedicada al tráfico de hachís en importantes cantidades.

El operativo, de acuerdo con el escrito del Ministerio Público, arrancó a mediados del 2019, cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de la existencia de un grupo de personas que distribuían y vendían estas sustancias. Así, los agentes procedieron a intervenir las conversaciones telefónicas de cuatro de ellos con autorización judicial.

Este control de las comunicaciones, junto a las vigilancias, llevaron a constatar que la banda estaba liderada por dos individuos. Uno de ellos se encargaba de transportar el hachís desde el sur de España y el otro se ocupaba de recepcionar la mercancía en Lugo para, posteriormente, prepararla y distribuirla para su venta.

Además, había un tercer acusado, de nacionalidad marroquí pero en situación irregular en España, encargado de proveer el hachís al grupo y que también se dedicaba a la venta de parte de dicha sustancia estupefaciente.

En la labor de transporte hasta Lugo también participaba un cuarto acusado, mayor de edad, que además fue interceptado en agosto de 2019 por agentes de la Policía Nacional portando más de 7,6 kilos de hachís con un valor de casi 45.000 euros.

En septiembre de ese mismo año, la Policía también detuvo en Lugo a uno de los dos líderes del grupo a bordo de un coche en el que se incautaron de más de 28 kilos de la sustancia que alcanzaban un valor de más de 164.000 euros. El Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo acordó su ingreso en prisión provisional.

En paralelo, había otros cuatro individuos que colaboraban en las labores de venta y distribución.

En el marco de este operativo, en la mañana del 26 de noviembre de 2019, fueron registrados tres domicilios en Lugo en los que la Policía Nacional aprehendió en torno a 36 kilos de la sustancia estupefaciente por un valor de más de 210.000 euros. En uno de los inmuebles, fue detenido el otro ‘cabecilla’ de la banda.

Por todos estos hechos, Fiscalía acusa a los ocho procesados de sendos delitos contra la salud pública referidos a sustancias que no causan un grave daño a la salud, así como de pertenencia a grupo criminal.

El rango de penas de cárcel a las que se enfrentan va desde los cuatro años y tres meses hasta los seis años y seis meses, en este caso para los dos líderes. Asimismo, el Ministerio Público les pide multas económicas desde los 421.328,36 a 842.656,72 euros.