El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha anunciado la puesta en funcionamiento de 35 equipos de enfermería –formado por dos profesionales cada uno– que se desplazarán a domicilio para atender a pacientes crónicos en zonas rurales y semirrurales del territorio gallego.

En la rueda de prensa posterior al Consello, el máximo dirigente gallego ha explicado que esta medida se adopta en el marco de las actuaciones para reducir las listas de espera, un plan que fue avanzado tras la reunión del Gobierno de la semana pasada. Cuenta con un presupuesto de 3,3 millones de euros.

Estos profesionales contarán con un vehículo propio y darán apoyo a los centros de salud en los que van a actuar y, además, serán también «proactivos» para hacer seguimiento a los pacientes inmovilizados.

En su intervención y a preguntas de los medios, Rueda se refirió a la propuesta para el área de Pontevedra-O Salnés, de echar mano de médicos internos residentes (MIR) de cuarto año para que puedan pasar consulta en un punto de atención continuada (PAC) y un centro de salud, «siempre» con supervisión de un tutor o colaborador y por 1.950 euros al mes adicionales a su salario, como avanzó la Consellería de Sanidade a Europa Press.

Al respecto, defendió la propuesta sobre la base de que «si no hay médicos, habrá que buscar fórmulas dentro del requisito irrenunciable de mantener garantías en la atención sanitaria». «Buscar fórmulas que ayuden a paliar la carestía» de médicos, ha completado.