El Juzgado de lo Penal nº1 de Lugo acoge este jueves, 19 de enero, a las 09,30 horas, un juicio a un hombre acusado de un delito de corrupción de menores y otro continuado contra la indemnidad sexual de una menor de 16 años. La Fiscalía pide para él tres años y medio de prisión.

Según el escrito de acusación, los hechos se conocieron a raíz de una investigación sobre delitos contra la libertad sexual en 2016, cuando Juzgado de Instrucción nº 2 de Lugo autorizó el registro del domicilio del acusado, donde encontraron diversas pruebas gráficas del supuesto delito.

Se registró también la empresa de electrodomésticos propiedad del acusado, donde también se intervinieron diferentes pruebas, según apunta el Ministerio Fiscal.

Al mismo tiempo, señalan, entre agosto y noviembre de 2015 el acusado utilizó una aplicación de mensajería instantánea ara contactar con la menor e intercambiar material de carácter sexual.

El escrito recoge además que, por sentencia del 30 de enero de 2018 de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo, el acusado fue condenado por un delito continuado de agresión sexual a menor de 16 años, con prevalimiento de parentesco y superioridad, dos delitos de agresión sexual a menor de 16 años, también con prevalimiento de superioridad y un delito de violencia psíquica en el ámbito familiar.

PENAS

Por todo ello, la Fiscalía pide, por el delito de corrupción de menores, una pena de un año de prisión y libertad vigilada durante dos años con obligación de participar en programas de educación sexual.

Por el delito continuado contra la indemnidad sexual de menor de 16 años, solicitan una pena de dos años y seis meses de prisión, así como la prohibición de aproximarse a la menor y comunicarse con la misma durante cuatro años. También la medida de libertad vigilada durante dos años con obligación de participar en programas de educación sexual.

Además del pago de las costas procesales, la Fiscalía solicita la apertura de una pieza separada de responsabilidad civil y pide que el acusado preste fianza «en cuantía suficiente para asegurar las responsabilidades pecuniarias que, en definitiva, puedan declararse procedentes».