El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha trasladado este martes a los alcaldes de los municipios del Baixo Miño (Pontevedra) y del Val Miñor (Pontevedra) más afectados por los temporales de viento y lluvia de finales de 2022 las diferentes vías a las que pueden acudir para compensar y afrontar los gastos derivados de las inundaciones.

Miñones ha expuesto estas medidas acompañado de la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, en una reunión que ha tenido lugar en el Ayuntamiento de Gondomar (Pontevedra).

El delegado del Gobierno en Galicia ha señalado que «la declaración de zona catastrófica requiere de unos criterios muy exigentes» y ha recordado que «la Xunta, como administración competente, puede declarar la zona en situación de emergencia y, a partir de ahí, iniciar el reparto de ayudas directas a los ayuntamientos y vecinos».

«Esta figura legal ampara la puesta en marcha de compensaciones económicas en aquellos escenarios que no cubren el Real Decreto 307 del Gobierno, del que informé, pues también es una oportunidad para hacer frente a situaciones de naturaleza catastrófica», ha declarado.

Así, Miñones ha insistido en que «lo importante en estos momentos es que la Xunta declare de forma inmediata esta zona en situación de emergencia gallega y apruebe cuanto antes el Decreto para establecer los criterios de reparto de ayudas».

El delegado del Gobierno en Galicia también ha escuchado a los responsables municipales y ha compartido su «preocupación» por los cuantiosos daños que han afectado a infraestructuras públicas y privadas, cuya reparación es, en algunos casos, prácticamente inasumible para las economías municipales.

En el encuentro con el delegado han participado los alcaldes de Gondomar, Paco Ferreira; A Guarda, Antonio Lomba; Baiona, Carlos Gómez; O Rosal, Ánxela Fernández; Tui, Enrique Cabaleiro; y Tomiño, Sandra González.