El Ayuntamiento de Santiago explorará la posibilidad de reclamar ante la Justicia el abono de los pagos generados para las arcas locales por la asunción de la defensa de cargos municipales en casos como la Operación Pokémon, dado que entienden que el archivo de sus piezas se debe a un «funcionamiento anómalo» de la justicia, que está causando un perjuicio a los fondos del consistorio.

Así lo ha anunciado este lunes el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, que ha informado de que la Xunta de Goberno local ha aprobado el abono de 34.000 euros para devolver los gastos de defensa del exalcalde Gerardo Conde Roa en el en marco de la Operación Pokémon, tras el archivo de la causa en la que estaba investigado.

Este reconocimiento de abono se suma, ha dicho el alcalde, a los ya concedidos anteriormente a los exediles Paula Prado y Albino Vázquez, así como a otro funcionario municipal, y están pendientes de autorizar los de otros dos exconcejales, algo que «procede legalmente» ya que las investigaciones se produjeron «como consecuencia de que ocupasen un cargo público» y ya han sido archivadas en todos los casos.

En esta situación, Xosé Sánchez Bugallo ha pedido a la asesoría jurídica del ayuntamiento un informe sobre la posibilidad de «formular una reclamación ante la Justicia» para el reintegro «total o parcial» de estos gastos. «Entendemos que estos gastos, en buena medida, son consecuencia de un funcionamiento anómalo de la administración de justicia», ha dicho el alcalde.

Así, se ha referido al origen de estos reconocimientos de crédito, que surgen de la Operación Pokémon, buena parte de ella ya archivada y que permaneció, en algunos casos «12 años sin cerrar». «Esta situación es poco justificable de no ser por las circunstancias anómalas en las que sucedieron estos procesos», ha añadido.

Por el momento, los gastos producidos en el marco de este pago de defensa superan los 100.000 euros, aunque Sánchez Bugallo ha augurado que «previsiblemente, superarán los 200.000 euros».

CAMBIO DE PARCELA

En otro orden de cosas, dentro de la Xunta de Goberno de este lunes, el consistorio ha tomado en consideración el desestimiento de la Fundación Andrea de la solicitud de una parcela en Volta do Castro para la construcción de un edificio residencial destinado a los padres de los niños ingresados en el hospital en Compostela.

Esta decisión, ha apuntado el alcalde, obedece a que la Fundación Andrea ha solicitado una nueva parcela para este mismo fin que considera «más adecuada» y que se ubica en el barrio de Conxo.