El Ayuntamiento de Lugo ha emitido la orden de demolición de O Garañón, otorgando a la propiedad un plazo de dos meses para que presente el proyecto de ejecución de estos trabajos, tal y como ha anunciado la alcaldesa, Lara Méndez.

«De no acatar este imperativo, la Administración local asumirá los trabajos subsidiariamente, para lo cual, ya en el pasado mes de julio, dimos inicio al expediente de contratación correspondiente que nos permitirá tener avanzada la tramitación necesaria para cumplir, lo antes posible, la sentencia que obliga a reponer la legalidad urbanística en el entorno», ha señalado la alcaldesa.

La actuación constata el compromiso dado por Lara Méndez, ya durante el anterior mandato, de convertir este espacio en un pulmón verde urbano «que conectará con uno de los parques más emblemáticos capitalinos como es el Rosalía de Castro».

Con ello, añade la regidora, se da respuesta «a una demanda social, ampliando el cinturón natural de Lugo, ayudando a integrar el río Miño en la ciudad» de forma «coherente con el modelo sostenible» que el gobierno local impulsa desde 2015.

Méndez ha recordado que la licitación, «cuyo valor estimado asciende a 965.000″, abarca la redacción de un proyecto visado de obras completo de demolición pero también la reposición al estado original de los terrenos, la ejecución de las obras, así como la dirección facultativa necesaria de las mismas que incluye todo lo edificado sin título habilitante».

La alcaldesa hizo hincapié en que los pliegos recogen dos plazos diferenciados para asumir las labores, estableciéndose uno de 2 meses para entregar el proyecto completo y otro de 8 para materializar la demolición.