El teniente de alcalde y portavoz del Ayuntamiento de Lugo, Miguel Fernández, ha indicado que la actitud de la Xunta respecto a la materialización de proyectos relacionados con la mejora del río Miño y su accesibilidad, como el «impedimento» del arreglo del ‘caneiro’ de Acea de Olga, es «lamentable, intolerable e inadmisible».

«Cuesta mucho entender las continuas contradicciones en las que recae la Dirección Xeral de Patrimonio Natural, que primero muestra su conformidad con las intervenciones y luego las obstaculiza a pesar del soporte técnico que las avala», ha esgrimido Fernández, en un comunicado, en alusión a la actuación en Acea de Olga y la instalación de la zona de baño pública.

Asimismo, el portavoz del municipio de Lugo ha señalado que es «poco comprensible» el tipo de labor que ejerce la Xunta cuando se «impide que se lleve a cabo una obra tan importante como la reparación» del ‘caneiro’.

Miguel Fernández, también concejal de Medio Ambiente, ha incidido que el Gobierno gallego se ha quedado «sin argumentos que justifiquen tal actuación».

Ante ello, ha solicitado «reflexión» ante las consecuencias que ocasiona la actitud de la Xunta y, según el teniente de alcalde, se traduce en «un grave perjuicio natural pero, además, de tipo social». «Es negligente e irresponsable, pero también resulta vergonzoso asistir a la enésima demostración de que los lucenses solo somos para la Xunta simples rehenes de sus objetivos partidistas», ha concluido.