El sindicato de Comisiones Obreras denunciará ante Inspección de Trabajo las altas temperaturas que hay en varias dependencias del Ayuntamiento de Ourense, lo que achaca a la «negligencia» del grupo de gobierno de la ciudad.

El sindicato asegura que tiene constancia de varias oficinas donde los trabajadores «lo están pasando mal» con temperaturas a primera hora de la mañana que superan los 30 grados centígrados, algo que ya habían denunciado a mediados del mes de julio debido a la situación de «estrés térmico» que viven los trabajadores del ayuntamiento.

En aquel momento el sindicato aseguraba que los administrativos se encontraban en oficinas y zonas comunes «donde la temperatura oscila entre los 30 y los 35 grados», una situación contraria a la que recomienda el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que recomienda, para los puestos de oficina, que la temperatura no baje de 17 pero no supere los 27 grados.

De este modo, hacían saber que ya durante el mes de mayo habían puesto en conocimiento del gobierno «la situación crítica» en la que se encontraban los departamentos «sin climatización y con falta de mantenimiento», y además recordaban que el consistorio «incumplía una vez más» la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, dado que «no convoca al Comité de Seguridad y Salud desde hace más de seis meses».

Por todo ello y «ante la nula postura de la administración», solicitaban el horario reducido hasta que se instalasen «mecanismos de refrigeración y se arreglasen los estropeados», con una petición de jornada laboral de 8,00 a 11,00 horas.

Así, 15 días después, Comisiones Obreras pide que se aplique para todos los departamentos que «no tienen climatización o aire acondicionado» el horario de los trabajadores del registro y estadística, pues «el alcalde acordó exclusivamente ese horario para dicha oficina».

«La respuesta del gobierno fue comprar ventiladores para algunas oficinas, lamentable», censura CC.OO. Señala que, «ante la falta de interés del grupo de gobierno», la sección sindical presentará una denuncia más en la Inspección de Trabajo para que «tomen medidas» frente a lo que consideran «faltas de respeto» a los trabajadores que «ponen en riesgo su salud».

Entre la lista de dependencias en la que aseveran que «es horrible trabajar», apuntan al Pabellón de Os Remedios, la sede de Protección Civil, el Centro Cívico Colón o incluso el propio parque de bomberos.