El responsable de la ONG Accem en Galicia, Daniel Bóveda, ha destacado que la mayor dificultad con la que se encuentran en la actualidad los ciudadanos ucranianos que llegan a la comunidad gallega, además de la barrera lingüística, es la falta de vivienda.

Por ello, ha hecho un llamamiento a la población para que ponga a disposición de los refugiados sus pisos de alquiler. «Hay un problema de acceso a la vivienda generalizado, no sólo por parte de la población extranjera», ha puntualizado.

Desde que comenzó el conflicto bélico han llegado a la comunidad gallega 2.517 refugiados. Bóveda ha detallado que esta entidad –con sede en A Coruña, Vigo y Lugo– ha dado orientación a 285 personas «en toda Galicia».

Bóveda ha hecho estas declaraciones este miércoles durante la visita del delegado de Gobierno en Galicia, José Miñones, a la sede de la ONG Accem en A Coruña, en la que ha estado acompañado también por la coordinadora provincial de la entidad, Cristina Ucieda.

Durante su visita, Miñones ha reiterado que el Gobierno de España «mantiene vivo su compromiso y refuerza su solidaridad con Ucrania y las personas refugiadas» a través del Sistema Estatal de Acogida que cuenta con la colaboración del resto de administraciones públicas y entidades sociales.

APORTACIÓN EXTRAORDINARIA

El delegado del Gobierno ha recordado además que el Consejo de Ministros ha aprobado una aportación extraordinaria de 392 millones de euros que se distribuirán entre las 20 asociaciones que trabajan dentro del Sistema Estatal de Acogida.

En concreto, Accem recibirá a nivel nacional 69 millones del total para financiar los programas de atención e inserción de refugiados.