Elvira Domínguez ha tomado posesión este miércoles como nueva delegada de la Xunta en Uruguay, un nombramiento que renueva el compromiso del Gobierno gallego con la atención a la diáspora y su misión de «reforzar» su presencia en América.

Así lo ha explicado el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, durante el acto celebrado en la sede de la Secretaría Xeral da Emigración, en la compostelana Praza de Fonseca, al que han asistido también el titular de este departamento, Antonio Rodríguez Miranda, y el rector de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), Antonio López, entre otros.

«Galicia y Uruguay tenemos muchas oportunidades», ha subrayado Rueda, quien por ello ha destacado la importancia de que la Comunidad tenga representación de manera permanente en este país: «El camino es modernizar las relaciones entre dos tierras que tienen tanto que ver».

En este contexto, ha insistido en que Galicia está dispuesta a apostar por Uruguay para compartir allí todo su potencial empresarial. Del mismo modo, Rueda ha expresado que la Comunidad tiene las «puertas abiertas» para todos aquellos ciudadanos del país latinoamericano.

El presidente de la Xunta también ha garantizado la atención de «los que quieren seguir continuando viviendo en el país de acogida» y de todos los gallegos emigrados a América que «quieran retornar». Un cuidado que también ha extendido a la gente joven, de la que ha destacado cómo vuelve a Galicia para formarse a través de másteres con ayudas de la Administración autonómica.

Elvira Domínguez fue la primera presidenta de la Asociación de Empresarios Gallegos en Uruguay en 2017. La Xunta destaca de ella que cumple con los dos requisitos exigidos para ser su representante: es «respetada en su país» y cuenta «con sentimientos de galleguidad potentes».