El comité de empresa del servicio de recogiga de basura y limpieza viaria de Vigo ha anunciado este martes la convocatoria de huelga indefinida a partir del 15 de julio, por el bloqueo en la negociación del convenio y la negativa de la empresa a aceptar su demanda de mantener el poder adquisitivo de la plantilla.

Según ha informado el comité en rueda de prensa, tras semanas de reuniones (desde marzo pasado), la empresa, FCC Medio Ambiente, «nunca se movió» y se mantiene enrocada en su negativa a aceptar cláusula de revisión salarial en el convenio.

El presidente del órgano de representación de los trabajadores, Rufino Santalices (CIG), ha explicado que los sindicatos estaban dispuestos incluso a aceptar el escaso incremento salarial planteado por la empresa (un máximo de 1,5 % en un acuerdo con vigencia de 4 años), siempre y cuando se incluyera esa claúsula de revisión, dados los actuales niveles de inflacción.

«No pedimos una salvajada, simplemente no perder poder adquisitivo», ha apuntado Santalices, quien ha denunciado también que la concesionaria no solo se niega a mantener ese nivel adquisitivo, sino que pretende implementar «recortes» en «derechos adquiridos» por el personal, como complementos por IT o la posibilidad de prejubilación a los 62 años.

Se da la circunstancia de que el actual servicio fue adjudicado a FCC hace poco más de un mes por parte del Ayuntamiento, que unificó la limpieza viaria, la recogida de basura, los contenedores, limpieza de playas y reciclaje en un único macrocontrato. La adjudicación se hizo por 9 años (más la mitad del año 2022) por más de 400 millones de euros, con posibilidad de dos años más de prórroga.

SERVICIOS MÍNIMOS

Por otra parte, el presidente del comité ha advertido, con respecto a los servicios mínimos, de que la plantilla no los cumplirá si considera que son «abusivos», y ha recordado que, antes de la adjudicación del servicio, cuando tuvieron oportunidad de reunirse con el gobierno local para trasladar sus aportaciones al pliego de condiciones, el concejal responsable se comprometió a pactar con la plantilla unos servicios mínimos en caso de huelga.

Al respecto, ha apuntado que, tradicionalmente, en momentos de huelga, esos servicios se reducían a la recogida de basura en espacios sensibles, como mercados, plazas, entorno de los centros de salud o centros de tercera edad, etc.

«Si vemos que imponen servicios mínimos abusivos, no los acataremos, recogeremos donde siempre lo hicimos durante las huelgas, y que tomen las medidas legales que quieran, aunque eso sería echar gasolina al fuego», ha advertido Santalices, que ha añadido: «Estamos preparados para lo que haga falta».

La plantilla de la concesionaria está formada por unos 500 operarios y el paro convocado tendrá incidencia en los servicios de recogida de basura y limpieza viaria, aunque el comité ha insistido en que sigue «dispuesto» a seguir negociando. Cada día se recogen en torno a unas 350 toneladas de residuos en Vigo.