La Consellería de Sanidade extenderá este mes de mayo el cribado poblacional de cáncer de cérvix llevado a cabo de manera piloto en el distrito sanitario de Lugo al resto del área sanitaria –Monforte y A Mariña–, mientras que en junio lo llevará a las de Pontevedra-O Salnés y Ferrol, para ampliarlo a las cuatro restantes de modo progresivo durante 2023, aunque aún no se ha decidido el orden.

Así lo ha anunciado este martes el titular de Sanidade, Julio García Comesaña, quien ha explicado, en rueda de prensa, que se trata de una «nueva actuación en prevención de la enfermedad» que supone un «refuerzo más» de la «gran línea de prevención de los programadas de cribado». «Seguimos avanzado», ha afirmado.

Al respecto, ha recordado que, de este modo, se dará cumplimiento el mandato del Parlamento gallego de extender este cribado poblacional a las siete áreas sanitarias gallegas para la «prevención y detección precoz» del cáncer de cérvix en mujeres.

En la presentación de la ampliación de este programa, el gerente del Sergas, José Flores, ha puntualizado que se trata del segundo cáncer más frecuente entre mujeres, con una media de 45 años entre las mujeres que lo padecen y el virus del papiloma humano (VPH) destaca como la «principal causa de este tumor».

Flores ha detallado que desde 2016 hasta 2020 se ha diagnosticado por ingreso 547 mujeres de esta patología en Galicia, de las que un 42,6% necesitaron cirugía y se realizaron 1.203 altas en ese periodo.

AUTOTOMA

Por su parte, la directora xeral de Saúde, Carmen Durán, tras destacar la «incidencia elevada» de este cáncer de cérvix, ha incidido en que la causa principal «es el virus del papiloma humano».

Por ello, amplían este cribado poblacional a mujeres de 35 a 65 años en Galicia para «intentar detectar el VPH, el que tiene esa mayor relación con el cáncer de cérvix».

De este modo, se ha comenzado a enviar cartas a más mujeres, tras el pilotaje del programa en el distrito sanitario de Lugo, para invitarlas a participar con la posibilidad de hacerlo con una muestra «autotoma», para lo que se les envía un dispositivo a su domicilio que deben depositar en un contenedor en su centro de salud posteriormente, o bien mediante una cita con la matrona.

En el pilotaje de Lugo la mayoría de las participantes, el 50% de las invitadas a participar, optaron por la «autotoma», que ha sido «muy bien aceptada», ha destacado Durán. En este caso, una vez tomada la muestra, se le coloca una pegatina con datos identificativos y se introduce en un sobre que deberá ser depositado en el centro de salud, tras lo que se enviará al laboratorio de referencia.

En caso de ser negativa la muestra, la mujer volverá a ser invitada a participar en cinco años, y si el resultado es positivo, se le hará una citología y otras pruebas en caso de ser positiva ese test. La opción de elegir será para las mujeres de 35 a 60 años, ya que Sanidade quiere ser «muy garantista» con las de 61 a 65 años y citarlas con su matrona.

Con todo, la directora xeral ha destacado que, «a medio plazo, pretenden que «todo se digitalice» y realizar las convocatorias a través de SMS, con links con las instrucciones y toda la información.

Serán objeto de este plan de cribado poblacional una población diana de 621.000 mujeres de 35 a 65 años de edad. El conselleiro de Sanidade ha abundado que para esta iniciativa se destinará 1,2 millones de euros anuales que representa «un gasto ordenado, basado en evidencia científica».

DOS CASOS

Tras matizar Comesaña que «no siempre» el VPH positivo «significa un cáncer», ha indicado que en el cribado realizado en el distrito de Lugo a unas 3.000 mujeres se han detectado «dos casos».

Carmen Durán ha insistido en que las mujeres de Lugo «han participado ampliamente» en el pilotaje de este plan, iniciado en diciembre de 2020, entre las que de 5.628 resultados «se han detectado dos cáncer de cérvix».

Según los datos que ha trasladado, de las mujeres invitadas, han participado en el cribado 3.046, lo que supone una participación del 49,1 por ciento. De ellas, el 4,4% obtuvieron resultado positivo en infección en VPH-AR, por lo que posteriormente realizaron una citología dentro de este programa para confirmar el diagnóstico. De entre todas las pruebas se detectaron dos cánceres.

Los datos del proyecto piloto, concreta Sanidade, se refleja que la positividad «fue superior en el grupo de edad de 35 a 44 años, disminuyendo a medida que aumenta la edad», ha abundado.

Toda la información sobre cómo participar en este programa poblacional de cribado de cáncer de cérvix se pude consultar en la página web del Sergas.