El Sindicato de Enfermería, Satse, ha reclamado al Gobierno, con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que reconozca «las penosas, tóxicas y peligrosas condiciones laborales» de los enfermeros y posibilite la jubilación anticipada voluntaria a un colectivo que, según la evidencia científica, pierde años de vida y tiene más posibilidades de fallecer o sufrir determinados cánceres y otras enfermedades a consecuencia de su labor asistencial y de cuidados.

De esta manera, el Sindicato se ha sumado a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y otros organismos internacionales y nacionales para poner el foco en la repercusión que tiene enla salud y seguridad de los profesionales su entorno y desempeño laboral.

Al respecto, Satse subraya que los enfermeros sufren a diario una continua sobrecarga y tensión asistencial y unos niveles muy altos de responsabilidad y estrés que, junto con la exposición a una serie de riesgos inherentes a su ejercicio profesional (biológicos, químicos, físicos, psicosociales, ergonómicos), conlleva la aparición de determinadas patologías y problemas de salud que se incrementan o empeoran con el paso de los años.

Según la OIT, los profesionales sanitarios pierden cinco años devida por cada 15 años de trabajo en turno de noche, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) evidencia una clara relación entre el trabajo nocturno y el desarrollo de tumores y cánceres, de mama en el caso de las mujeres y de próstata en el hombre, así como un mayor número de abortos espontáneos y partos prematuros en las mujeres embarazadas.

«Ante esta realidad, y pese a que la Ley General de la Seguridad Social prevé que la edad mínima exigida para tener derecho a la pensión de jubilación puede ser rebajada en aquellos grupos o actividades profesionales cuyos trabajos sean de naturaleza excepcionalmente penosa, tóxica, peligrosa o insalubre, el Gobierno sigue dando la espalda a las más de 300.000 enfermeras y enfermeros de nuestro país y no salda una clara deuda pendiente que mantiene con este colectivo desde hace muchos años», apunta Satse.

Asimismo, el Sindicato recuerda que acceder a la jubilación anticipada mejoraría la atención a los pacientes y el funcionamiento del sistema sanitario dado que los enfermeros, por la naturaleza y complejidad de su trabajo, necesitan una pericia y habilidades específicas, así como un estado de permanente alerta y vigilancia, que se ven afectadas y deterioradas a causa de la evolución cronológica natural de las personas.