La Estación Fitopatológica de Areeiro, centro dependiente de la Diputación de Pontevedra, ha lanzado un nuevo aviso fitosanitario para advertir de la presencia en el suelo de las primeras orugas procesionarias (Thaumetopoea pityocampa), ante lo que aconseja evitar paseos en zonas de pinos y cedros ya que el contacto con estos animales puede causar irritaciones o problemas más graves.

Así, personal técnico de Areeiro encontró en una zona de control en un extremo de la finca la primera procesión «de enterramiento» de las orugas de esta especie, que poseen pelos urticantes que, en contacto con las personas y animales domésticos, pueden causar irritaciones (de piel, ojos, etc), picores, rinitis y otros problemas que pueden ser graves.

Por este motivo, desde la Estación Fitopatológica señalan que es primordial no tocar las orugas, ni siquiera acercarse a ellas, porque liberan los pelos urticantes cuando se sienten amenazadas. Muy sensibles son también los perros que, además, pueden tener problemas graves.