Galicia ha cerrado el 2021 con una víctima mortal por violencia de genero, lo que la convierte en una de las Comunidades autónomas menos azotadas por esta violencia. Además, no ha registrado ningún caso de violencia vicaria –la que se ejerce sobre las mujeres a través de sus hijos–.

A nivel nacional, y en base a los datos aportados por el Ministerio de Igualdad, el 2021 ha registrado el menor número de mujeres asesinadas por violencia de género desde que se tienen datos. En total, han sido 43 las víctimas mortales, contabilizadas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2021, aunque existen otros tres casos en investigación pendientes de confirmación.

Además, Igualdad ha destacado que en 2021 se ha registrado un aumento de la violencia vicaria y también ha aumentado el número de consultas al servicio del 016, tanto a través de llamadas, como en las consultas online y por whatsapp.

En una rueda de prensa, la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha indicado que, de forma provisional, 2021 se sitúa como el años con menor registro de víctimas mortales por esta lacra por detrás de 2020, en el que se contabilizaron 47 mujeres asesinadas.

Se trata, según ha apuntado Rosell a los periodistas, de datos «positivos», aunque ha reconocido que en Igualdad estas cifras no les hacen «lanzar las campanas al vuelo», ya que se trata de contabilizar víctimas mortales. Sin embargo, sí ha recordado que estas estadísticas vienen de años en los que se han llegado a registrar más de 75 asesinatos por violencia de género.

Galicia –donde según los datos aportados en noviembre por la Delegación del Gobierno en la Comunidad, permanecen activos 4.057 casos en el sistema de seguimiento policial de violencia de género (VioGen)– se sitúa entre las comunidades con menos víctimas mortales –una–, a la par que Navarra, Castilla-La Mancha, Cantabria y Asturias.

La muerte a mediados de septiembre de Mónica Marcos, coruñesa de 52 años, en el barrio de O Birloque, es el único fallecimiento registrado en Galicia por violencia de género. El cuerpo de la mujer fue encontrado por su hijo antes de las dos de la madrugada cuando este regresó del trabajo. Fue él quien alertó a la Policía Nacional, que se desplazó al lugar de los hechos.

Poco después comenzó la búsqueda de la pareja de la víctima, de 48 años, detenido finalmente en Madrid.

INCREMENTO DE RECURSOS Y NUEVA LEGISLACIÓN

En cuanto a las posibles causas del descenso de las víctimas, Rosell no descarta que siga siendo consecuencia de la situación generada por el Covid-19. «Si el maltratador tiene a la víctima controlada 24 horas no necesita desarrollar una violencia más extrema como el asesinato, por lo que, aunque 2021 no haya tenido un confinamiento como 2020, sí que el país ha seguido durante todo el año en pandemia», ha explicado.

«Frente a los mensajes de quienes se quejan del incremento presupuestario», la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género ha reivindicado que los recursos «funcionan y salvan vidas» y cuantas «más puertas de salida» a las víctimas se abran, «menor incidencia de la violencia extrema que son los asesinatos».

SOLO 9 DENUNCIAS PREVIAS

Entre los datos que también ha destacado Igualdad sobre las mujeres víctimas mortales en 2021, está que en 9 de esos 43 casos «había denuncia previa» y que en 5 de ellos había medidas judiciales vigentes. Además, Rosell ha destacado que 1 de cada 3 mujeres asesinadas tenía entre 31 y 40 años y que 26 de ellas eran nacidas en España.

Ha indicado además «contra las ideas de corte xenófobo y racista» en esta materia, que 36 de los presuntos agresores nacieron el país y 7 en otros países.

VIOLENCIA VICARIA

Por otra parte, Igualdad ha destacado un «aumento de la violencia vicaria» durante el año 2021 –siete en total–, que no se ha reflejado en la Comunidad gallega, donde no se han contabilizado víctimas a este respecto.

Rosell ha recordado que la normativa española suspende las visitas a los padres maltratadores, así como la patria potestad, una situación que antes sólo se aplicaba en un 4% de los casos, según ha indicado la delegada del Gobierno mencionando datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). En este sentido, ha indicado que, además, se aplica de forma «retroactiva» a todas los regimenes de visitas en vigor a maltratadores.

Del mismo modo, ha señalado que tampoco se necesita el consentimiento del agresor para que los menores puedan acceder a la asistencia psicológica de los menores víctimas de violencia de género, una situación que, según ha indicado, «tantas veces había limitado» la posibilidad de que los menores fueran atendidos.

Así, el año pasado se contabilizaron siete menores asesinados, el 100% de los casos a manos de sus padres biológicos. El Ministerio apunta, además, que en 5 de los 7 casos la relación con la madre era de excónyuge o expareja; mientras que en 2 era aún de cónyuge.

Sobre los casos que han acabado en asesinato a pesar de las denuncias previas, Rosell ha indicado que «había medidas judiciales suficientes» para las mujeres, pero «claramente insuficientes para los menores». En este sentido, ha apuntado que, «tradicionalmente las órdenes de protección y las medidas penales y civiles» están más dirigidas hacia «las victimas inmediatas directas» que a «los menores que dependen de ellas» y, por ello, ha insistido, se ha reforzado legislativamente, con las medidas antes mencionadas, la protección a los niños.

Las estadísticas de Igualdad también destacan la situación de los 30 menores huérfanos por violencia de género que se han contabilizado en 2021, que suman 336 desde que se empezaron a contabilizar en 2013. Se trata, según ha indicado el Ministerio, de la segunda cifra menor desde ese año, por detrás de 2020 y 2017, cuando se registraron 26.

MÁS DE UN MILLÓN DE LLAMADAS AL 016

Por otra parte, el departamento que dirige Irene Montero ha destacado el aumento de consultas a los servicios a las víctimas de violencia machista, conocido como 016. Rosell ha indicado que 2021 es el año en que se han producido «más atenciones»: más de 87.300. Son unas 2.000 más que en 2020, el año que hasta ahora tenía el récord.

El año pasado, este servicio ha contabilizado, además, 1.906 consultas a través de correo electrónico y 8.729 consultas por whatsapp. En ambos casos no se puede comparar con años anteriores, ya que se pusieron en marcha en 2021.

Rosell también ha puesto en valor los datos del servicio de atención telefónica de Atenpro (registrados por Cruz Roja), que en 2021 registró 9.748 altas, por lo que en la actualidad, el número de usuarias era de 17.716. «Todos los servicios van incrementándose y es el año con más mujeres en seguimiento en Atenpro», ha apuntado.

También han crecido las usuarias de las conocidas como pulseras en 2021, que han sido 2.620, un 18% más que al finalizar 2020.

Rosell ha destacado que, en 2021, «en los grandes medios se ha hablado de muy distintos tipos de violencias machistas» y «por razón de género» que «están saliendo a la luz» y que, «por primera vez», el «gran público» ha visto cómo una mujer sufría violencia «a través de las portadas de las revistas» o «a través de sus hijos».

Ante esta situación, la delegada de Gobierno ha señalado que las mujeres víctimas de esta lacra «están viviendo una etapa muy dura» por el «negacionismo» y, en este sentido, ha indicado que «la violencia contra mujeres es una enfermedad de transmisión social» cuya «única vacuna es la educación».