La concesionaria del transporte urbano de Vigo, Vitrasa, ha denunciado un nuevo ataque a uno de los autobuses de su flota y ha pedido al comité de empresa poner fin a un conflicto «desproporcionado» tras 22 días de paros en el servicio.

Así se ha manifestado en un comunicado difundido este lunes, cuando precisamente la huelga convocada por el comité de empresa ha pasado a ser indefinida de lunes a viernes, a excepción de los festivos. A este respecto, ha asegurado que los paros «se llevan a cabo sin la totalidad del apoyo del personal», que «de manera creciente está acudiendo a trabajar».

En este sentido, la concesionaria ha remarcado que el personal cuenta con un convenio propio que «ofrece a los trabajadores las mejores condiciones» del sector en Galicia y ha insistido en que ha mantenido «el pleno empleo y el poder adquisitivo» de los mismos pese a la situación derivada de la pandemia.

Además, ha señalado que propuso «mejoras que atienden directamente las peticiones» de los representantes sindicales y un calendario de reuniones, pero que «fueron rechazadas por parte del comité». Por ello, ha apelado al comité de empresa para que «ponga fin a este conflicto desproporcionado cuanto antes».

Adicionalmente, ha denunciado un nuevo ataque contra un autobús en servicio, el lanzamiento de una piedra contra un vehículo que tuvo lugar pasadas las 20,20 horas de este sábado en la calle Falcoido.

Por su parte, preguntado en rueda de prensa, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha insistido en que los empleados «tienen un derecho constitucional que es la huelga» y ha señalado que las relaciones laborales «se llevan entre empresa y trabajadores».