Toda Galicia estará desde el próximo sábado, a excepción del municipio lucense de Monforte, en el nivel medio bajo de restricciones, esto es, en la situación en la que las medidas para combatir el covid-19 son más relajadas.

Por su parte, el comité clínico, que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia, ha propuesto mantener en nivel medio a Monforte de Lemos, que se recupera de un brote.

Esta decisión se produce cuando los casos activos se encaminan a los 3.000 y los contagios diarios encadenan varios días por debajo del centenar, una situación a la que hay que remontarse a principios del verano. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, afirmó la semana pasada que Galicia había superado el pico de la quinta ola, sin pasar la cuarta, y que era el momento de relajar medidas.

Las medidas entrarán en vigor a las 00,00 horas del próximo sábado 18 de septiembre.

En todo caso, la incidencia de los ayuntamientos ha dejado de ser determinante para la apertura de la hostelería, ya que ahora se medirá por un protocolo firmado que entra en vigor este miércoles y que atiende a las medidas de seguridad de cada establecimiento en dos niveles. Todo ello, pendiente de si la Xunta incorpora también el certificado covid, ahora avalado por el Tribunal Supremo, como requisito para la hostelería u otras actividades.