Galicia se volverá a quedar el próximo sábado sin ayuntamientos en el nivel máximo de restricciones, el cual es más severo con la hostelería. Con todo, la entrada en este tipo de locales se regirá ahora por un nuevo protocolo que está previsto que detalle el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al comité clínico de este lunes y que tendrá lugar mañana miércoles.

Así, los negocios de hostelería en Galicia quedarán divididos en dos niveles de seguridad independientemente de la situación sanitaria del ayuntamiento en el que se encuentren. Serán los propios establecimientos los que decidan bajo qué nivel de condiciones se seguridad trabajan, si en el medio o en el máximo, que permitirá mayor aforo y otras cuestiones como recuperar el uso de la barra.

Pero los detalles todavía no se conocen, a la espera precisamente de la reunión del comité clínico de este martes, que ha decido reducir las restricciones a Melide, Monforte de Lemos y Ordes, que estaban en nivel máximo hasta ahora y seguirán así hasta el sábado.

En el nivel alto de restricciones quedarán, en todo caso, Melide y Monforte de Lemos, junto con Curtis, A Pobra de Trives y Viana do Bolo.

Además, se establecen medidas de nivel medio para Muros, Santa Comba, Agolada, Arzúa, O Pino, Ordes, Lugo, Taboada, Antas de Ulla, Castro de Rei, Monterroso, Palas de Rei, Sarria, Arteixo, Muxía y Nigrán.

De esta manera, a excepción de Lugo, todas las ciudades gallegas permanecerán desde el sábado en el nivel más bajo de restricciones actualmente en vigor, el medio bajo.