Las fuerzas y cuerpos de seguridad reforzarán este fin de semana los controles contra los botellones y las aglomeraciones vinculadas al ocio nocturno en las siete ciudades gallegas y municipios en los que se prevé mayor afluencia de personas, como Sanxenxo (Pontevedra).

De ello ha informado el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, tras participar en una reunión de coordinación de seguridad con el presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), Alberto Varela; el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones; y representantes de las fuerzas y cuerpos de seguridad, entre otros.

En el encuentro, el presidente de la Fegamp ha trasladado la inquietud de los municipios ante el retroceso en la contención de la pandemia y ha pedido «refuerzos» para unos cuerpos de la policía local que «llevan meses haciendo un esfuerzo ingente».

Este será el primer fin de semana en el que los establecimientos de ocio nocturno podrán abrir sus puertas en los municipios que estén nivel epidemiológico bajo. En concreto, desde el 1 de julio pueden abrir hasta las 3,00 horas, con aforos del 50% en el interior y del 100% en terrazas.

(Habrá ampliación)