Comunidades al norte del Duero –Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León– han coincidido en criticar los «bandazos» del Gobierno en la gestión del lobo, de forma que reclaman que el Ejecutivo central se deje asesorar por estas autonomías que concentran el 95% de esta especie.

De ello ha informado la Xunta este viernes en un comunicado, después de que la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, se haya reunido con sus homólogos de las regiones afectadas por la decisión de incluir al lobo en el listado de especies protegidas (Lesrpe) y vetar su caza.

La Xunta censura que el Gobierno actúa de manera «improvisada y unilateral», mientras considera las «manifestaciones contradictorias» del Ministerios para la Transición Ecológica como «una muestra de sus propias dudas sobre la propuesta».

El pasado jueves, el Ministerio para la Transición Ecológica decidió aplazar hasta el último trimestre de este año la publicación de la orden ministerial que incluirá al lobo ibérico en el Lesrpe, lo que en la práctica impedirá su caza en toda España. Este aplazamiento se realiza para evitar un «vacío legal» y no paralizar los planes de gestión de la especie durante este periodo.

Sin embargo, la Xunta apunta que, este mismo viernes, el secretario de Estado, Hugo Morán, ha salido a «desmentirlo» y a negar que se vaya a negociar «desde cero» un nuevo plan de gestión, por lo que el proceso para la entrada en vigor de la orden «sigue siendo el mismo».

Por ello, el Gobierno gallego reprueba el «desorden del propio Ejecutivo» con «declaraciones contradictorias de dos de sus responsables en menos de 24 horas».

De tal forma, la conselleira de Medio Ambiente emplaza a la ministra Teresa Ribera a rectificar, paralizar la tramitación de la medida y abrir un diálogo con las comunidades, en especial con las más afectadas por la gestión.