Los funcionarios del Ayuntamiento de Ourense han vuelto a manifestarse en la Plaza Mayor para exigir respeto al regidor municipal, Gonzálo Pérez Jácome, a quien advierten que «la próxima concentración no será silenciosa».

«Un día más seguimos pidiendo respeto después de las últimas declaraciones del alcalde. Deja mucho que desear y nos demuestra que ya no tiene solución que el problema solo se va a agrandar», ha expresado José Manuel Rodríguez, presidente de la Junta de Personal del Ayuntamiento.

En concreto, se refiere el descontento con el regidor municipal tras señalar esta semana que «si la llegada del hombre a la Luna hubiera dependido de Ingenieros del Ayuntamiento de Ourense aún no habría despegado».

A la protesta de este viernes han asistido los portavoces de los partidos de la oposición, quienes también han sujetado carteles exigiendo respeto. «Vamos a seguir así, no nos vamos a dejar amedrentar por lo que diga este señor», ha reiterado Rodríguez

En este sentido, ha advertido que la concentración del próximo viernes «ya no será igual. «Hay que hacer algo más, no será silenciosa, haremos ruido porque este señor se ríe de los trabajadores, se ríe de los funcionarios, se ríe de todo el mundo».

Además, José Manuel Rodríguez ha comunicado que todas las medidas que pretendía Gonzalo Pérez Jacome «continúan igual» están «en el aire», poniendo como ejemplo el control horario que aún no se ha impuesto.

REPRESALIAS

Asimismo Rodríguez ha manifestado que los abogados del sindicato se encuentran estudiando «si tomar represalias» contra el alcalde por un ataque personal hacia él mismo.

Jácome aseguraba que el Partido Popular estaba elaborando una RPT en la que se preveía un incremento salarial para José Manuel Rodríguez, «le iba a robar 7000 euros a los ciudadanos de Ourense», una acusación que Rodríguez califica de muy grave.

Por ello, pide que «deje de meterse con los trabajadores y que deje que cumplan con sus funciones, que deje a los funcionarios trabajar».

APOYO DE LA OPOSICIÓN

Los portavoces de los partidos de la oposición han asistido a la concentración para mostrar su apoyo. En ella, Rafa Villarino ha considerado «inaudito» que los trabajadores tengan que pedir respeto a un alcalde. «¿Cuánto tiempo más va a durar esto? Pues la situación parece que dice hasta que acabe el mandato», ha reflexionado.

«Su lucha tiene sentido y cada día tiene más, Ourense está como una ciudad terminal, terminal en política, terminal en el campo social, terminal en el campo termal, una ciudad que solo tiene una salida: el cambio».

Por su parte, el portavoz del BNG municipal, Luis Seara, ha explicado que el Ayuntamiento de Ourense cuenta con mecanismos con los que incoar expedientes a aquellos empleados que no cumplen por lo que «lo que no se puede es meter a los trabajadores y trabajadoras en el ojo del huracán».

«Es la coartada de Jácome, su justificación para no hacer absolutamente nada, utiliza a los trabajadores como les conviene y nosotros estamos radicalmente en contra. Hay que respetarlos y habrá que sancionarlos cuando sea necesario, en todo caso son los que mantienen el Ayuntamiento si no fuera por ellos la situación de parálisis sería de mucha mayor envergadura», ha censurado Seara.

Miguel Caride, ex edil de DO y ahora del grupo de no adscritos, ha sentenciado que «la única solución» que «realmente» funcionaría sería que los dos partidos mayoritarios se pongan de acuerdo y firmen una moción de censura.

En este sentido Caride ha tachado la situación de «intolerable», «respeto a los funcionarios, respeto para la Universidad Popular, tenemos el plan de movilidad urbana en la basura…, ¿qué más tiene que pasar para que se aparten las diferencias políticas?», ha cuestionado.