La Xunta traslada a partir de este sábado, 6 de febrero, la actividad de la estación de autobuses de Ourense a la intermodal, que será la primera que se pone en servicio en Galicia.

La nueva terminal se situará junto a la estación de tren del barrio de A Ponte, si bien el Gobierno gallego apunta que falta que Adif finalice las obras del aparcamiento subterráneo.

En concreto, el Gobierno gallego aporta nueve millones de euros para esta infraestructura que acogerá unos 79.000 desplazamientos al año (un 21% más) y unos 400.000 viajeros (un 12% más).

El pasado mes de noviembre se adjudicó (por más de un millón de euros) el contrato de concesión para la gestión de la nueva estación y los locales, servicios complementarios y zonas comunes.

Mientras, se avanza en la demolición de la antigua estación del barrio de O Pino para construir una residencias de mayores, cuyos trabajos están próximos a terminar.