La aparición de varios casos de COVID-19 en las tripulaciones de los barcos de la flota de Malvinas ha retrasado la salida de algunos de estos buques, que en pocos días deben iniciar la campaña del calamar en aguas de ese archipiélago austral.

Según han informado fuentes del sector, esta flota, al igual que otras, cumple «escrupulosamente» los protocolos sanitarios para garantizar que las tripulaciones que embarcan no estén contagiadas y es precisamente en el marco de esos controles, cuando se han detectado cerca de una treintena de casos de COVID, fundamentalmente entre marineros extranjeros que han llegado a Vigo hace semanas para embarcar en esta campaña.

El Sergas ha confirmado que, según los protocolos, los tripulantes que llegan a la ciudad permanecen «aislados» en hoteles hasta el momento de embarcar, y ha evitado confirmar los casos positivos, ya que afectan a «empresas privadas».

No obstante, según ha podido saber Europa Press, hay al menos cinco barcos en cuyas tripulaciones se han detectado personas contagiadas y, en uno de ellos, el número de casos positivos es de 18 marineros. Los servicios de prevención de las empresas, de acuerdo con los protocolos de la autoridad sanitaria, ya han adoptado las medidas de aislamiento y se siguen haciendo pruebas.

Otros barcos, sin embargo, han podido zarpar sin problemas rumbo a Malvinas. En esos casos, los tripulantes también ha pasado por los controles pertinentes para detectar posibles contagios.