El BNG de Santiago ha denunciado la falta de iluminación en ciertas zonas de la capital gallega, lo que provoca «inseguridad» tanto en el plano físico, por el riesgo a tropezar o caer, como «psicológica», especialmente en los meses de invierno en los que hay menos horas de luz.

La formación frentista ha presentado una batería de iniciativas para llevar al pleno en las que instan al Gobierno local que encabeza el socialista Xosé Sánchez Bugallo a adoptar medidas en este y otros servicios municipales como el de recogida de residuos.

Las demandas del Bloque se centran en las calles Angustia y Home Santo, además del Campus Sur. Sobre este último, recuerdan que existe un acuerdo plenario aprobado por unanimidad en octubre del año pasado por el que el consistorio se compromete a acondicionar el campus para evitar situaciones de acoso sexual.

Esta falta de iluminación, añade, provoca además «cambios en el recorrido habitual de personas, sobre todo mujeres, para caminar o aparcar sus vehículos en zonas psicológicamente más seguras».