El Centro de Información sobre Diversidad y Sexualidad (Cides) de Pontevedra ha atendido a un total de 33 personas durante sus primeros seis meses de funcionamiento, a pesar de ponerse en funcionamiento tan sólo unos días antes de que se decretara el estado de alarma por la pandemia de la Covid-19.

Según han informado en rueda de prensa la concejala de Igualdad de Pontevedra, Yoya Blanco, y la coordinadora del Cides, Ada Otero, la mayor parte de los contactos, hasta un 33%, se debió a la demanda de orientación personal, solicitudes de ayuda o resolución de dudas en materia de identidad, consejos para «salir del armario», tratamientos hormonales o cuestiones jurídicas.

Un 24% estuvo vinculado con el denominado servicio de ‘Lectora Sensible’, destinado a revisar y orientar trabajos y creaciones literarias y artísticas sobre temática LGTBI y que permitió un tratamiento idóneo, tanto desde el punto de vista del lenguaje como de la información expuesta, de artículos de prensa, películas y, en especial, másteres y trabajos de fin de grado de estudiantes sobre las más variadas cuestiones de diversidad.

Según ha explicado la edil socialista, un 9% de los contactos tuvo que ver con «dudas sencillas», esto es, con usuarios que plantearon cuestiones «muy concretas», las más frecuentes aquellas relacionadas sobre la realidad trans. Otro 9% de los contactos son asociaciones e instituciones que se pusieron en contacto con el Cides para organizar actividades y construir canales de comunicación y colaboración.

El restante 21% de las llamadas y mensajes recibidos estaban relacionados con temas muy diversos, desde información sobre eventos LGTBI y agradecimientos por la puesta en marcha del centro hasta la solicitud de las mascarillas distribuidas para promocionar el Día del Orgullo.

Ada Otero ha comentado que, dada la situación sanitaria, «la atención presencial en estos primeros seis meses fue casi anecdótica», solo cinco personas, y el canal principal de comunicación fueron el correo electrónico y las redes sociales, «siendo Instagram la más empleada de todas».

Finalmente, Ada Otero ha insistido en el hecho de que «una gran parte de los usuarios del Centro fueron personas ajenas al colectivo LGTBI, lo que fue una gran sorpresa» y ha constatado que «la gran duda de la sociedad y lo que despierta más interés es la realidad trans».