El sindicato Comisiones Obreras ha acusado a la gerencia del área sanitaria de Ourense-Verín-O Barco de «poner en riesgo» a su personal al «no prescribir cuarentena» a los trabajadores que estuvieron en contacto con pacientes de coronavirus.

En un comunicado emitido este miércoles, la federación de sanidad de la central asegura que la gerencia del área dirigida por Félix Rubial incumple el protocolo del Ministerio de Sanidad que obliga a guardar cuarentena durante 14 días a las persones que arrojen negativo en la prueba PCR tras estar en contacto con un positivo.

Según el sindicato, esta orden de aplicación para la población general «no se está haciendo» en el área sanitaria ourensana, por lo que han dirigido un escrito al gerente en el que solicitan que «ataje de inmediato la situación» ante la posibilidad de que «pueda acarrear un grave problema de salud laboral y pública».

Así, afirman que desde el pasado 28 de agosto está ingresado en el Hospital de Verín un paciente –que «padece un deterioro cognitivo» que imposibilita que mantenga la mascarilla puesta todo el tiempo– que dio positivo en covid-19 el 4 de septiembre, día en el que, siempre según el relato del sindicato, fue sometido a pruebas radiológicas.

«El personal sanitario que estuvo en contacto con él en su unidad de hospitalización realizó probas PCR, pero non se les mandó guardar cuarentena. Sin embargo, al personal del servicio de radiología ni se le hicieron PCR, ni tampoco se indicó cuarentena», ha denunciado CC.OO.

Además, señalan la existencia de otro caso de coronavirus confirmado en el PAC de Celanova al que se sometió a pruebas PCR a los contactos estrechos «pero no se mandó guardar cuarentena» y de otro positivo en covid-19 en el hospital de Ourense que, dicen, no motivó que se realizasen test PCR al personal de la unidad de cirugía, a los que tampoco, según el sindicato, se les ordenó cuarentena.