Galicia registró un saldo migratorio positivo con el extranjero en 16.866 personas en 2019, lo que supone un aumento del 13,38% respecto al año anterior, según los datos que publica este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta cifra supone que el incremento del saldo migratorio con el extranjero mantenga la tendencia ascendente. Así, en 2019, la Comunidad gallega fue la octava que presentó un mayor saldo migratorio, por detrás de la Comunidad de Madrid (93.128), Cataluña (90.918) y la Comunidad Valenciana (57.220). En cambio, La Rioja (2.499), Ceuta (713) y Melilla (115) presentaron las menores cifras.

Adicionalmente, el saldo migratorio en relación a trasladados entre comunidades autónomas ha ascendido a 676 personas frente a las 371 de 2018. Esto ha supuesto que Galicia haya sido la sexta comunidad en la que mayor ha sido esta diferencia, tras la Comunidad de Madrid (4.442), la Comunidad Valenciana (3.363) y las Islas Baleares (1.837). Mientras, los peores resultados se registraron en Extremadura (-2.561), Cataluña (-2.586) y Castilla y León (-2.945).

Además, un total de nueve de las casi 680 personas que llegaron a Galicia desde otras comunidades en 2019 habían nacido en la Unión Europea (UE) y otras 30 en países del continente no integrados en la misma. El saldo migratorio entre comunidades fue positivo en relación a personas nacidas en África (llegaron personas de Argelia, Guinea Ecuatorial, Mali, Marruecos, Mauritania, Nigeria y Senegal) y América del Norte (se recibieron ciudadanos nacidos en Estados Unidos, México y Canadá).

Mientras, el saldo migratorio fue negativo en relación a Centro América y el Caribe (-11) y Asia (-13), pero positivo con Sudamérica (llegaron personas procedentes de Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay y se fueron otras de países como Argentina y Perú, entre otros) y Oceanía.

La población de Galicia a 1 de enero de 2020 ascendió a 2.702.244 personas frente a las 2.700.441 de ese día del año anterior, aunque el saldo vegetativo fue negativo (-15.631).

Precisamente, mediante el efecto conjunto del crecimiento vegetativo y el saldo migratorio con el extranjero y otras comunidades el INE ha determinado el crecimiento o decrecimiento de la población de cada comunidad, al que se aplica un ajuste estadístico de población. De este modo, Estadística ha detallado que el crecimiento poblacional relativo de Galicia ha ascendido un 0,07% y se ha situado por debajo de la media nacional (0,81%). Así, esta ha sido la sexta comunidad que ha presentado peores resultados.

DATOS NACIONALES

A nivel nacional, el INE ha destacado que la población residente en España aumentó en casi 393.000 personas en 2019 y se situó en 47,3 millones de habitantes el 1 de enero de 2020. Así, ha señalado que este ha sido el crecimiento más elevado desde 2008, cuando la población aumentó en 570.333 personas, y que se ha superado la barrera de los 47 millones por primera vez en la cifras de población a 1 de enero.

En términos relativos, la tasa de crecimiento anual de la población se ha acelerado desde el 0,6% de 2018 hasta el 0,84% registrado en 2019. En concreto, el aumento poblacional fue motivado por un saldo vegetativo negativo de 57.146 personas (357.924 nacimientos y 415.070 defunciones) compensado por un saldo migratorio positivo de 451.391 personas (hubo 748.759 inmigraciones procedentes del extranjero y 297.368 emigraciones con destino a otros países).

El IGE ha concretado que el crecimiento poblacional de España se debió al aumento de la población de nacionalidad extranjera, ya que la de nacionalidad española se redujo. De hecho, el número de extranjeros aumentó en 395.168 personas durante 2019 hasta sumar 5.235.375. Así, por primera vez desde 2013, se superaron los cinco millones de extranjeros a 1 de enero. No obstante, la población de nacionalidad española se redujo en 2.247 personas debido a un saldo vegetativo negativo de 106.853 personas. La población se redujo en más de 97.900 personas si solo se contabilizan los españoles nacidos en España.

Asimismo, los mayores incrementos se registraron en la población colombiana (62.355), venezolana (53.288) y marroquí (47.346) frente a Rumanía (-3.250), Ecuador (-1.769) y Bulgaria (-389), que contabilizaron las caídas principales. Además, el saldo migratorio de España con el exterior fue positivo en 451.391 personas, el más alto de la serie histórica, iniciada en 2008.

INCREMENTO DE LA INMIGRACIÓN

De este modo, 748.759 personas extranjeras establecieron su residencia en España (un 16,3% más que en 2018) y 297.368 ciudadanos la abandonaron (un 3,9% menos que el año anterior). De los inmigrantes procedentes del extranjero, 664.557 tenían nacionalidad extranjera, pero 84.202 eran españoles.

Respecto a la emigración, 219.970 salidas fueron realizadas por extranjeros y 77.398 por españoles. Además, el saldo migratorio de la población con otra nacionalidad ascendió a 444.587 personas (664.557 inmigrantes y 219.970 emigraciones). Así, se alcanzó el volumen de inmigrantes extranjeros más alto desde el inicio de la serie y el más bajo de emigrantes.

La mayor parte de los inmigrantes procedían de Colombiana (76.524), Marruecos (72.778) y Venezuela (57.700) y la mayoría de los que abandonaron España contaban con nacionalidad rumana (35.618), marroquí (18.628) y británica (12.815).

El saldo migratorio de los españoles con el exterior continúa siendo positivo por segundo año consecutivo. En concreto, se sumaron 6.804 entradas netas procedentes del exterior (84.202 inmigraciones y 77.398 emigraciones). Además, parte de estos españoles (32.533 de las 84.202) no habían nacido en España.

La población con nacionalidad española que llegó a España en 2019 procedía mayoritariamente de Venezuela (13.239 personas), Ecuador (6.547) y Reino Unido (6.065). Mientras, la mayor parte de los emigrantes españoles se trasladaron a Reino Unido (18.305 personas), Francia (9.293) y Estados Unidos (6.290).

Estadística también ha precisado que un 18,5% de las personas que abandonaron España en 2019 siempre habían residido en este país. Además, el 59,8% de los españoles que emigraron ese año siempre habían residido en España.