La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, no comparecerá un año más en el Parlamento gallego (a donde no acudió ni en 2017 ni en 2018) para presentar los presupuestos del ente provincial.

Así se lo ha trasladado Silva en una carta remitida este lunes al presidente de la Cámara autonómica, Miguel Santalices, en la que vuelve a apelar a la «autonomía local» y señala que las cuentas serán expuestas en el pleno del ente provincial del próximo 5 de noviembre.

La comparecencia de Silva estaba prevista, junto a la de los máximos representantes de las otras tres diputaciones, para este jueves 31 de octubre.

En la carta a Santalices, a la que ha tenido acceso Europa Press, la responsable del organismo provincial pontevedrés argumenta que, «en atención al principio de autonomía local, las entidades locales no están supeditadas a los parlamentos autonómicos».

Alude a la Constitución española y a un dictamen del Consejo de Estado y reivindica la autonomía local como «piedra angular de la totalidad de la legislación básica y de régimen jurídico de las entidades locales».

Por último, aprovecha para señalar que, «en la búsqueda del acuerdo y del consenso», estaría «encantada de poder reunirse con el presidente de la Xunta de Galicia, para trasladarle la urgencia de realizar la transferencia de los servicios que presta la Diputación que no son competencias propias ni delegadas».

Según Silva, estos servicios «ascienden a más de 16 millones de euros» que, subraya, «se podrían dedicar a garantizar más recursos para la ciudadanía en la provincia de Pontevedra».

EL RESTO SÍ COMPARECERÁ

Por su parte, sí comparecerán en la Cámara los presidentes de las diputaciones de A Coruña y Lugo, también presididas por el Partido Socialista, y el de Ourense, el popular Manuel Baltar.

De este modo, un año más, Valentín González Formoso, volverá a comparecer en la Cámara gallega para dar cuenta del presupuesto de la Diputación de A Coruña en refrendo de la disposición adicional tercera del Estatuto de Autonomía de Galicia.

En concreto, este punto señala que «la Xunta coordinará la actividad de las diputaciones provinciales de Galicia en cuanto afecte directamente al interés general de la comunidad autónoma, y para estos efectos se unirán los presupuestos que aquellas elaboren y aprueben al de la Xunta de Galicia».

Por su parte, el próximo jueves será el estreno del titular de la Diputación de Lugo, José Tomé, en el Pazo do Hórreo, tras su llegada a la presidencia de la institución provincial lucense, cargo que fue ostentado en la última legislatura por el alcalde de A Pontenova, Darío Campos.

Aunque Darío Campos sí acudió a rendir cuentas al Legislativo gallego en 2018, en 2017 secundó el plante de Carmela Silva y no compareció en la comisión de economía, hacienda y presupuestos.