La valedora do Pobo, Dolores Fernández Galiño, ha advertido de la necesidad de «organizar» los recursos del Servizo Galego de Saúde para afrontar el problema de las listas de espera, así como de dotar de una «normativa concreta» para los pacientes que rechazan ser atendidos en un centro concertado, como ofrece Sanidade.

Así lo ha indicado durante su comparecencia ante la Cámara este martes en el arranque de la sesión plenaria, donde Fernández Galiño ha expuesto el informe anual del Alto Comisionado del Parlamento de Galicia referido al año 2018, período en el que la institución estaba encabezada por Milagros Otero.

Por ello, la valedora do Pobo ha iniciado su intervención marcando distancia con la memoria que venía a defender ante la Cámara. «Esta memoria corresponde a un pasado de la institución, por razones evidentes», ha manifestado la magistrada, que asumió el cargo en julio de este año tras formalizarse la renuncia de Otero un año después de conocerse la sentencia del TSXG que anulaba la designación como jefa de servicio de María Puy Fraga, hermana del portavoz parlamentario del PpdeG y sobrina de Manuel Fraga.

Así, las referencias a la etapa de Milagros Otero, muy criticada por la oposición durante sus años como valedora, han sido constantes durante las intervenciones de los grupos en la Cámara una vez concluida la exposición del informe por parte de la actual titular del cargo.

De este modo, la oposición -PSdeG, Común da Esquerda, BNG y mixto– han invitado a Fernández Galiño a «abrir una nueva etapa» en la institución que «mire hacia el futuro» tras el período «oscuro» e «infame» de Milagros Otero, cuya gestión al frente del Valedor ha sido defendida por el PPdeG.

La diputada popular Paula Prado ha asegurado que el informe del año 2018 «demuestra el magnífico trabajo» desempeñado por la anterior titular del cargo, que, durante su etapa en el Valedor, «quiso extender» la institución a ámbitos como el medio rural.

INFORME VALEDORA

Durante su intervención, Fernández Galiño ha apelado a que ni la memoria de 2018 ni la que se elaborará sobre el presente 2019 corresponderá al nuevo equipo del Valedor que ella encabeza, pues asumieron las riendas de la institución con el segundo semestre del año ya avanzado.

Con todo, ha hecho balance del trabajo de la institución en 2018, año en el que tramitó 20.807 expedientes de quejas –un 29% menos que en 2017– sobre 2.706 asuntos, lo que supone un 15% más que en el período anterior y la cifra más elevada de los últimos años.

El grueso de los asuntos denunciados ante el Valedor por los ciudadanos tiene que ver con el derecho a la salud, especialmente con las listas de espera. Así, de los 446 asuntos tramitados por el Valedor sobre sanidad, 189 son relativos a las listas de espera.

En este sentido, Fernández Galiño ha subrayado la necesidad de que la Xunta apueste por la «organización» de recursos para atender la demanda como vía para solucionar este problema. Además, también ha puesto el acento en la ausencia de «una normativa concreta» para aquellos pacientes que rechazan la oferta de ser atendidos en un centro concertado cuando no puede hacerlo un centro público.

Así las cosas, en cuanto a las denuncias de los usuarios del Sergas por la falta de personal, la valedora ha incidido en que ve «fundamental» que la atención en los servicios sanitarios «sea exquisita», pues ésto «contribuye a la mejora de las relaciones humanas».

ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA

Otro de los asuntos en los que se ha detenido la valedora durante su intervención ante la Cámara ha sido la atención a la dependencia, dado el aumento del número de quejas relativas a retrasos en la valoración del grado; así como la articulación de medidas de «inclusión» que velen por la igualdad de las personas con discapacidad.

En este punto, Fernández Galiño ha indicado que existen «dificultades» a la hora de que exista «una transición adecuada, planificada y sin esperas» desde el sistema educativo al de dependencia para las personas que tienen discapacidad original.

Además, en materia educativa, también ha puesto el acento en que la necesidad de «garantizar la igualdad de acceso» para las personas con necesidades especiales en las pruebas de Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (ABAU) a través de la formación del profesorado que ejerce como corrector.

Por último, Fernández Galiño ha manifestado su compromiso y el de la institución que encabeza con la defensa de la lengua gallega en virtud del cumplimiento del Estatuo de Autonomía. Por ello, ha solicitado la corrección de los topónimos no oficiales, cuestión que, como ha indicado, ha sido puesta en conocimiento de aquellos municipios que incumplen la normativa de respetar el topónimo original y no caer en nombres deturpados.

GRUPOS

Terminada la intervención de la valedora, los grupos de la oposición han tomado la palabra para invitar a Fernández Galiño a abrir una nueva etapa en la institución tras la etapa de Otero a la que corresponde el informe presentado ante la Cámara este jueves.

Patricia Vilán (PSdeG) ha puesto como ‘deberes’ a la Xunta la mejora de la transparencia, ya que cree que «hay mucho que trabajar en las más de 100 peticiones reiteradas de información al Gobierno» y en las 47 «advertencias de respuesta urgente» a las consellerías.

Por su parte, Carmen Santos (Común da Esquerda) ha calificado de «partidista e ideológico» el informe del Valedor de 2018, «el peor presentado» ante la Cámara, según la diputada, que espera que la nueva etapa en una institución «mancillada» sea «radicalmente distinto».

Xosé Luís Rivas (BNG) también se ha detenido en las críticas a la gestión de Milagros Otero, ejemplo de «la corrupción practicada sin pudor por el Partido Popular». «Tendrá usted que hacer un importante esfuerzo para limpiar el nombre de esta institución», ha apostillado.

Para Luís Villares (grupo mixto), la memoria refleja el «abuso del silencio administrativo» en el que incurre a la Xunta y que «deja a la ciudadanía indefensa porque no sabe por qué se les deniega» el acceso a la información.

La última en tomar la palabra ha sido la diputada del PpdeG Paula Prado que, tras afear la actitud de la oposición por «decir una cosa y la contraria», al criticar la gestión de Milagros Otero y asegurar que el informe de 2018 es «una enmienda a la totalidad de las políticas de la Xunta».

«Este informe no se corresponde a la valedora que lo presenta. Pero es un informe que demuestra el magnífico trabajo de la anterior valedora», ha aseverado Prado.