El cabeza de lista por A Coruña del BNG al Congreso, Néstor Rego, ha relacionado el «estancamiento» que, dice, padece Santiago con la «caída» de la inversión del Gobierno central en Galicia y su capital, fruto de la «falta de capacidad de decisión» en las instituciones estatales de fuerzas políticas «centradas en el país».

Rego ha ofrecido este lunes un desayuno informativo en el que ha estado acompañado por la portavoz municipal del Bloque en Santiago, Goretti Sanmartín. Ambos han repasado las actuaciones «pendientes» del Estado para la capital de Galicia, como el enlace orbital, la nueva depuradora o la mejora de las salidas de la ciudad por las carreteras de A Coruña y Ourense.

El número uno por la circunscripción coruñesa ha lamentado el descenso en la inversión del Gobierno central en Galicia durante la última década, período en el que otras comunidades experimientaron un «incremento significativo» de las cantidades consignadas para estas regiones en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Para Rego, se trata de una consecuencia de la «ausencia» de diputados «centrados» en la «defensa de los intereses» de Galicia, lo que también provoca que este «tratamiento» de «discriminación» a la comunidad afecte a sus ciudades.

De este modo, ha avanzado que en caso de que logre su acta de diputado estará «a disposición de los vecinos de Santiago» para hacer valer su voz en el Congreso de cara a reclamar actuaciones e inversiones para la ciudad en asuntos como el enlace orbital, la «reorientación» de las funciones del Consorcio o los «compromisos» con la construcción de la nueva EDAR.

CONSORCIO

Respecto al Consorcio de Santiago, Néstor Rego ha calificado de «insuficiente» el presupuesto actual de este organismo que, a su juicio, debería «cambiar la orientación» de sus prioridades «actualmente centradas en la promoción turística».

Así, el Bloque propone que el Consorcio desarrolle acciones para fomentar la fijación de población en el casco histórico compostelano, como la rehabilitación de edificios o la compra de inmuebles «emblemáticos» como la Sala Yago para convertirla en un «referente» de la oferta cultural.

En materia de infraestruturas, fijan como objetivo lograr que el Gobierno central se «comprometa» a cubrir los costes de la construcción de la nueva estación depuradora en el caso de que se pierdan los fondos europeos por culpa de los retrasos en la ejecución de la obra.

También reclaman que el Estado elimine la cláusula de alcanzar los 3,5 millones de viajeros para que se inicie la segunda fase de la futura estación intermodal, así como convertir la antigua terminal del aeropuerto de Lavacolla en un centro de formación aeronáutica.

«Tenemos la necesidad de que Compostela esté presente en las políticas del Estado», ha subrayado Néstor Rego.