El exministro del Interior durante el Gobierno de Aznar, Jaime Mayor Oreja, ha comparado la «crisis» que suponen las protestas en Cataluña con el «odio a España, que en el País Vasco «derivó en ETA».

Este sábado, Mayor Oreja ha utilizado estas palabras, en declaraciones a los medios en Santiago de Compostela, para referirse a la situación que está viviendo Cataluña desde que fue publicada la sentencia que condenó a políticos catalanes por delitos de sedición.

El exministro ha considerado que el origen, «la naturaleza», de las manifestaciones y protestas que se han desencadenado en Barcelona no forman parte de «la respuesta a una sentencia judicial», sino que se basan en el «odio a España» que se utiliza como «caldo de cultivo» y que es el mismo que, en el País Vasco, derivó en ETA a finales del siglo XX.

A su juicio, ésta no es una crisis que solo atañe a Cataluña, sino que «es una crisis en España» que tiene su «punto crítico» en esa Comunidad «en términos de extremo desorden y desobediencia».

Al mismo tiempo, también se ha referido a lo que ha ocurrido en otros países como Francia, con los chalecos amarillos, o Inglaterra, con el Brexit, y ha determinado que este tipo de situaciones, «que se dan en toda Europa», «atentan contra una civilización y todo lo que tiene que ver con el orden establecido».