El presidente de la Xunta y líder del PP gallego, Alfonso Rueda, ha defendido que, a falta de un acta para sumar los 13 diputados que suponen la mayoría absoluta en la institución provincial, considera que un candidato de su partido debería dirigir la Diputación de Ourense, pero, preguntado de forma expresa, ha evitado dar su aval a Manuel Baltar para que revalide como aspirante a ese cargo.

«Lo que creo es que un candidato del PP debería presidir las entidades locales donde fuimos los más votados. Lo defiendo con respecto a la Diputación de Ourense y de cualquier otra. Y es lo que defenderé, sin hablar de personas, ni siquiera en la que vamos a gobernar», ha argumentado, en referencia a la institución provincial de Pontevedra, en la que todavía no se ha confirmado al candidato o candidata popular.

Mientras Manuel Cabezas (PP) y Paco Rodríguez (PSOE) han activado el diálogo para tratar de buscar una alianza alternativa a que Gonzalo Pérez Jácome repita como alcalde, cuestión de la que Rueda ha reconocido estar informado, el jefe de filas de los populares gallegos ha sido preguntado acerca de cuál sería su postura si la condición para sellar un pacto en la ciudad fuese que Baltar no siguiese al frente de la Diputación.

En la comparecencia posterior a la reunión semanal de su Ejecutivo, Rueda ha rechazado pronunciarse a priori sobre «una hipótesis» que, ha afirmado, no le ha sido formulada. Solo se ha limitado a esgrimir que tampoco le parecería «muy normal» una condición de ese tipo y que se podría aplicar, ha añadido, «a otra persona de cualquier partido» que es edil.

«A DÍA DE HOY ES CONCEJAL EN ESGOS, NADA MÁS»

No en vano, ha remarcado que, «a día de hoy», Baltar «es concejal en Esgos, nada más». «No se me ha planteado esa hipótesis y no me voy a pronunciar sobre ella», ha sentenciado.

Del mismo modo, ha incidido en el «lío» del PSOE en Ourense, con diferentes posturas entre la local y la provincial –que se pronunció a favor de explorar un pacto con Jácome–, y también con la dirección gallega.

Sin embargo, no ha profundizado en el hecho de que el PP quiera gobernar en Ourense pese a ser la segunda lista en apoyos –la primera la encabeza el actual regidor–. Lo que ha dado a entender es que para que se pueda aplicar en todos los casos la premisa de que gobierne el más votado debe haber un acuerdo global para ello.

(Habrá ampliación)