El BNG de Ourense ha solicitado la realización de inspecciones y controles periódicos en los centros educativos tras las incidencias recientes, la última de ellas el derrumbe de un muro en el colegio Cardenal Cisneros.

Un suceso que ocurre pocos meses después del colapso de un muro en los vestuarios del IES Prieto Nespereira y despierta las alarmas del diputado del partido nacionalista Iago Tabarés, que ha trasladado su «inquietud y preocupación sobre el estado de las infraestructuras educativas y el control e inspección que la Xunta de Galicia hace de su estado».

También, Tabarés ha añadido que estos espacios tanto por las actividades que se desarrollan en los mismos, como por el número de usuarios e usuarias que las utilizan son espacios en los que debe estremarse la vigilancia y el cuidado.

Por esto, el BNG ha trasladado que formulará una serie de preguntas para su respuesta oral en la Comisión 4ª del Parlamento Galego, entre las que figurará la frecuencia con la que se inspeccionan estas instalaciones, el resultado de cada una de ellas y si se apreció en alguna de ellas la necesidad de realizar obras de reforma.

Además, cuestionará a la Xunta si tiene conocimiento directo del estado de las infraestructuras de los centros privados concertados de Ourense y solicitará una copia de las actas y los informes sobre las inspecciones realizadas en los últimos cinco años en todos los centros de la ciudad.