El Parlamento gallego ha aprobado una declaración institucional en la que se insta a la Xunta a trabajar contra los posibles brotes de racismo, xenofobia, antisemitismo y otras discriminaciones basadas en el origen étnico o las creencias religiosas o en cualquier otra circunstancia.

También a permanecer vigilantes «para que nunca más un régimen como lo que produjo el Holocausto pueda asentarse entre nosotros ni en ningún lugar del mundo», recoge el texto con motivo del Día de conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto.

La declaración se ha aprobado con motivo de la designación del 27 de enero en recuerdo de la liberación por las tropas soviéticas aliadas del Campo de Exterminio de Auschwitz- Birkenau y en memoria de las víctimas del Holocausto, entre ellas también gallegos.

«El Holocausto es el resultado de un programa de persecución, encarcelamiento y exterminio llevado a cabo por el nazismo que asesinó más de seis millones de personas».

«Tuvo su origen en el intento de eliminación de la disidencia política e ideológica y el racismo, y derivó en un genocidio que contó con la colaboración de la dictadura franquista y que persiguió miles de hombres y mujeres que huyeron del Estado español después de la derrota de la República en 1939 y tras la instauración de un régimen fascista».

«Que provocó, de acuerdo con las fuentes historiográficas, la deportación a los campos de trabajo y exterminio nazis de 10.000 republicanos españoles, de los que cerca de doscientos eran originarios de Galicia. La mayoría de ellos murieron allí o, de sobrevivir, nunca pudieron retornar a su país de origen», añade.