El portavoz del grupo Provincial del Bloque Nacionalista Galego en Ourense, Bernardo Varela, ha comparecido este jueves junto al diputado en el Parlamento Iago Tabarés para anunciar que solicitará, en el próximo pleno provincial, un acuerdo para demandar que la Confederación Hidrográfica Miño Sil y la Confederación del Duero colaboren en la financiación o ejecución de obras para restaurar y reparar los daños en las infraestructuras públicas de los ayuntamientos afectados por las crecidas de los ríos.

«Uno de los principales efectos de las fuertes lluvias fueron las crecidas», ha recordado Varela, apuntando que estas «se vieron agravadas» por una «deficiente limpieza» y por un «escaso mantenimiento» de los cauces, que favorecieron «los tapones que provocaron los desperfectos» y que llevaron a múltiples ayuntamientos ourensanos a «verse sobrepasados por la situación».

Es por ello que demandará desde la organización nacionalista que la Confederación Hidrográfica Miño Sil lleve a cabo el acondicionamiento de los ríos que gestiona, para prevenir que la situación se repita en el futuro, solicitando limpieza de sedimentos y maleza, así como trabajos periódicos de mantenimiento.

Los nacionalistas señalan que las infraestructuras afectadas «suponen millones de euros en daños» y, hasta el momento, las administraciones «o no responden o lo hacen para responsabilizar a los ayuntamientos». Por ello, el diputado ourensano propondrá en el pleno de este mes de enero este acuerdo, en el que también insta a todas las administraciones supramunicipales a que pongan fondos para la recuperación de las infraestructuras necesarias en los ayuntamientos.

Asimismo, en su petición incluye la exigencia de colaboración de las administraciones estatal, gallega y provincial con apoyo financiero a los municipios, abriendo líneas de ayuda a los ayuntamientos afectados.

INICIATIVAS EN EL PARLAMENTO

Por su parte, el parlamentario Iago Tabarés ha dado cuenta de las iniciativas presentadas en el Parlamento, recordando que fueron 384 las incidencias notificadas al 112 en la noche de fin de año, especialmente en la provincia de Pontevedra y en la de Ourense.

Por ello, exigen que la Xunta «lidere el apoyo» a los ayuntamientos, «dado que la situación excede las capacidades municipales». Además, la formación frentista también ha demandado de la Xunta un Plan de Protección del Patrimonio Histórico, que aseguran que también «resultó gravemente dañado». En concreto, Tabarés se ha referido al patrimonio dañado por la crecida «en el río Arnoia, en la fortaleza de Goián y en Mondariz Balneario».

Junto a todo esto, reclaman un Plan de Medidas «para que la situación no vuelva a producirse», porque insisten en que «las lluvias fueron el detonante de los desperfectos, pero el estado previo de los ríos o la construcción en zonas inundables fueron las que incrementaron los daños», por lo que piden medidas «con carácter urgente».