El exalcalde de Santiago y portavoz de Anova, Martiño Noriega, ha rechazado hablar de «futuribles» con respecto a si esta se implicará activamente en el proyecto ‘Sumar’ impulsado por la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz. En todo caso, ha sugerido que, en este momento, el camino de la formación a cuya primera línea ha regresado, «es otro».

Recientemente Noriega se ha vuelto a situar al frente de Anova, la organización que impulsó, entre otros, el histórico nacionalista Xosé Manuel Beiras tras la salida del BNG en 2012, y este lunes ha participado en la presentación de María Rozas como candidata de Compostela Aberta –espacio político con el que él fue regidor de la capital gallega– a la Alcaldía en 2023.

En declaraciones a los medios, Noriega ha apuntado que vuelve a primera línea a ocupar «otro rol, más en clave organizativa y de echar una mano», siendo consciente de que él ahora está incorporado a su trabajo como médico, en el que desea continuar. «Pero corresponsabilizado para echar una mano en el espacio de Anova y seguir participando también en el espacio de Compostela Aberta», ha dicho.

Como argumento, ha apuntado que, si bien la sociedad vive «un momento diferente al de la crisis económica», se enfrenta «con otro tipo de amenazas a la democracia», como por ejemplo «con la llegada de la extrema derecha a muchas instituciones». Existe, ha dicho, «un capital político» en Anova y «un patrimonio humano que había que activar».

«Como decía un amigo mío, algo que no es solo atribuible a la política, en estos tiempos después de la pandemia y de la crisis la cabeza te dice lo que hay que hacer pero el cuerpo no acompaña. Pues yo he decidido conectar cabeza y cuerpo e intentar poner en valor referentes de espacios de Anova y de la izquierda del país como Xosé Manuel (Beiras), Antón (Sánchez) u Oriana (Méndez); de mucha gente que aporta y participar en ese dique de contención», ha esgrimido.

«EL CAMINO DE ANOVA ES OTRO»

Noriega ha señalado que su situación personal es «muy distinta» a la de hace tres años y se plantea la vuelta a la primera línea en clave de implicación social pero compaginando su labor política con su trabajo. «Hoy tuve que escapar un momentito», ha explicado y ha aludido a las «jornadas maratonianas» en una sanidad pública que, ha dicho, le ha permitido «reconectar mucho» con la ciudadanía.

Por ello quiere implicarse para «echar una mano tendiendo puentes y generando espacios de combate», pero preguntado acerca de si ha mantenido alguna conversación con Díaz, ha replicado que «como responsable de anova no». Eso sí, ha puntualizado que él tiene con la ministra «una relación como persona, como tiene con otras muchas del espacio político.

Y sobre la participación activa en ‘Sumar’ de Anova, ha manifestado su convicción de que, en estos momentos, «el camino de Anova es otro», una vía de «reconstrucción» y de reactivar el trabajo desde una perspecita social y no tanto «en clave electoral», durante los últimos diez años «en el epicentro de todo».

¿COLABORAR CON EL BNG?

De este modo, aunque ha afirmado que Anova siempre será «responsable», ha defendido que la «prioridad» ahora es «hacer trabajo social». «Y luego el tema electoral ya se verá. En estos momentos estamos centrados en las municipales y participaremos en diferentes candidaturas», ha explicado, para añadir, sobre cualquier otra cuestión, sería «absolutamente irresponsable» hablar de «futuribles».

«En estos momentos no es un debate abierto y Anova tiene ahora mismo otros caminos, tiene que reactivar ese trabajo fuera del ámbito electoral», ha dicho Noriega, quien, en una entrevista con ‘Faro de Vigo’ este fin de semana, remarcó su convicción de que su formación y el BNG «deben colaborar» y apuntó a la posibilidad de hacerlo «en algunas candidaturas locales».