La Diputación de Ourense ha puntualizado este miércoles, frente a las críticas del PSOE provincial, que el contrato de las toallas para los abonados del pabellón de deportes Paco Paz figura «en el perfil del contratante» de la institución provincial, por lo que «se trata de un concurso y no de una adjudicación a dedo». Por el momento, además, no hay adjudicatario, dado que ha quedado «desierto».

En todo caso, fuentes de la Diputación, que remarcan que las toallas serían para entregar a los abonados del pabellón ourensano y no para actos de otra índole, han ratificado a Europa Press que el concurso se volverá a abrir para que se presenten ofertas: se mantendrán las mismas condiciones económicas, pero se ampliará el plazo de ejecución.

Así lo han transmitido en respuesta a una denuncia del PSOE ourensano, que este miércoles remitió un comunicado en el que calificaba de «dispendio» la oferta de un contrato de toallas con el logo de ‘ourensanía’ que promueve la institución que dirige Manuel Baltar.

Los socialistas subrayaban que se destinará a tal fin «7.500 euros», lo que tildan de gasto «inútil» con afán «propagandístico» por parte de Baltar.