El jefe del Legislativo, Miguel Santalices, ha leído este martes una declaración institucional con motivo del Día Internacional de las Personas LGTBI en la que traslada su apoyo y solidaridad a todas las víctimas de agresiones LGTBIfóbicas y reitera su condena por el asesinato de Samuel Luiz, del que se cumplirá en los próximos días un año.

«Un acto brutal, inhumano y execrable que conmovió a la sociedad de nuestra y, de toda España, y en el que se vertieron, según los testigos, expresiones homófobas que, con independencia de la cualificación penal de los hechos, queremos condenar, más allá de recordar la importancia de desterrar de nuestra sociedad el odio a la diversidad sexual», recoge la declaración.

Los tres grupos han llegado finalmente un acuerdo tras una jornada de negociaciones en la que se llegó a manejar una versión que aludía al «asesinato por agresión homófoba en grupo de Samuel Luiz» y que a punto estuvo de leer el jefe del Legislativo, pero no contaba con la luz verde definitiva del PPdeG.

Fuentes de los grupos consultadas por Europa Press han coincidido en que esta expresión no convencía a los populares y dirigentes de la formación popular han recordado que el caso está judicializado, por lo que no sería prudente entrar en la calificación penal, como finalmente plasma la propia declaración.

La declaración recoge que es «importante» que toda la sociedad participe de la celebración de este día, recuerda que es preciso «seguir trabajando y avanzar en la construcción de sociedades más tolerantes e integradoras, que sean capaces de celebrar la diversidad y, sobre todo, que garanticen el cumplimiento de los derechos de todas las personas LGTBI».

FRENAR LOS DISCURSOS DE ODIO

«No se puede olvidar que los derechos del colectivo LGTBI son y serán siempre derechos humanos, y no debemos dejar de construir entornos cada vez más justos, en todos los sentidos; basados en principios tan esenciales como la igualdad, la tolerancia, el respeto y la libertad», añade el texto, que reconoce avances y llama a seguir dando pasos, con la «obligación de poner freno a los discursos de odio que se escuchan desde hace tiempo»

Así, el Parlamento remarca su «total» rechazo a cualquier discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género, traslada su apoyo a las víctimas de las agresiones LGTBIfóbicas y reconoce la labor de los activistas que «voluntariamente llevan trabajando más de 50 años en favor de la igualdad efectiva de todas las personas LGTBI».