El portavoz del BNG en el Ayuntamiento de Lugo y teniente de alcaldesa, Rubén Arroxo, ha lamentado este viernes que «ahora Lugo no tiene conexión por vía ferroviaria y ahora tampoco por la autovía A-6» tras la caída de parte de un viaducto en la zona de Pedrafita do Cebreioro.

«Es bastante escandaloso en la situación en la que estamos quedando porque ahora mismo Lugo no tiene conexiones a través de la red ferroviaria, no tiene conexión con la autovía con este corte porque el rodeo que hay que dar y el tiempo que se pierde es muy importante», se ha quejado.

Arroxo fue uno de los testigos del nuevo derrumbe que se registró en la tarde de este jueves en otra de las partes que conforman el viaducto de O Castro, en la A-6, en el limite entre la provincia de Lugo y León.

El teniente de alcaldesa del Ayuntamiento de Lugo ha advertido de que tienen «claro que esto no pasaría si fuera en la entrada de Madrid, porque si fuera en la entrada de Madrid al día siguiente estaría la ministra (de Transportes) o el mismo día para buscar una solución urgente».

«Aquí lo que se hace es prolongar esta situación, no se sabe muy bien y no tienen claro lo que van a hacer, no se sabe muy bien ni siquiera que estudios se van hacer al respecto y desde luego creemos que es importantísimo que esto se solucione ya porque la A-6 es vital para Lugo porque sino Lugo se queda aislado porque no tenemos ferrocarril y ahora mismo tampoco autovía», ha afeado finalmente.

A una zona próxima de O Castro se habían desplazado este jueves ediles del BNG, que presenciaron desde la distancia la caída de otro pilar del puente. Entre ellos se encontraba Rubén Arroxo, que llegóa la zona pocos minutos después del desplome, sobre las 19,00 horas del jueves.