El viceportavoz del PP en la Diputación de A Coruña, Evaristo Ben, ha reprochado al gobierno provincial el envío a los ayuntamientos en los últimos días de mascarillas que caducan en junio. «Llegan tarde y llegan mal», ha expuesto en declaraciones a los periodistas antes del inicio del pleno que celebra esta institución.

«Es un número mayor que el recibido cuando eran más necesarias», ha dicho poniendo como ejemplo el caso del municipio de O Pino del que dijo que este jueves recibió 10.000 mascarillas «y en lo más duro de la pandemia 2.000».

«Cuando ahora no es obligatoria y lo más curioso es que con fecha de caducidad para el mes de junio», ha expuesto el diputado provincial, quien ha considerado este caso como un «símbolo de la gestión» en la Diputación de A Coruña.

«Carente de gestión», ha sentenciado Evaristo Ben, quien ha cifrado el nivel de ejecución presupuestaria en «un 40%». Sobre su presidente provincial, Valentín González Formoso, ha afirmado que está «más preocupado de lo que hace el PP que de gestionar».

RESPUESTA DEL PSOE

En respuesta a estas afirmaciones, el portavoz del gobierno provincial, el socialista Bernardo Fernández, ha explicado que la Diputación hace «de mero intermediario entre el Estado y los ayuntamientos».

Por otra parte, ha insistido en que el organismo provincial lleva repartiendo mascarillas desde abril de 2020. Desde esa fecha, ha cifrado en «más de 1,5 millones» las distribuidas. Además, frente a las cajas «de 30 o 40 mascarillas» de la Xunta, ha dicho que las del organismo provincial aportaban «300 y 400 mascarillas», en referencia a los primeros momentos de la pandemia.

En relación a la fecha de caducidad, ha incidido en que «en muchas administraciones se siguen utilizando en sus instalaciones» y ha recordado que son obligatorias, entre otros lugares, en el transporte público. «Hay cosas más importantes en esta provincia de las que hablar y proponer», ha apostillado.